Día completo (parte 1)

8:41

Quería escribir esta entrada el mismo Jueves, pues fue una jornada intensa en cuanto a información se refiere, peeero en mi poder se hallaban unos resultados que entraron con mal pie y, antes de soltar sandeces y paparruchadas por aquí, quería documentarme al respecto para así poder evaluar la magnitud real de sus consecuencias.
Y es que hace seis días tenía cita con mi ginecóloga y pendientes los resultados de pruebas que hicimos a través de IVI Barcelona.
Voy a ser mala, muuuy mala, y dedicaré dos entradas a esto por tres motivos:
- la entrada sería más larga y pesada de lo habitual.
- creo que la parte de los resultados merece ser tratada a parte por su complejidad conceptual.
- aún me faltan la mitad de los resultados...
 
Dicho esto, tenía cita a las 20:15h y, como siempre, calculé mal el tiempo llegando antes de la cuenta, pero es que mi jornada acabó a las 19h y no era muy atractivo que digamos matar el tiempo en el trabajo. Lo habitual cuando tengo cita con mi ginecóloga es que entre 45 minutos más tarde, de promedio, así que ya iba mentalizada de pasar un rato de lectura forzosa. Mi sorpresa fue al pasar a la salita y encontrar solamente una chica esperando, pero más sorpresa fue que antes de las 20h la secretaria me llamara para pasar ya; sí, había montado mi campamento base: móvil en mano, agenda de trabajo lista para anotar llamadas a devolver, bártulos repartidos entre la silla y el suelo... Ya me véis recogiendo a toda castaña, ¡definitivamente el gafe con los médicos es mi marido!
Intenté ser lo más breve y concisa con la puesta al día pero había muuucha chicha desde que la ví por última vez por los vuelos de Mayo; además, no llevaba encima mi memorandum infértil  pero por desgracia suerte tengo una memoria privilegiada y se lo recité todo cual alumna aplicada suelta la lección que se ha aprendido como un lorito. Obviamente, de los resultados inmunológicos poco se pudo posicionar dejándome claro que se le escapaba de sus conocimientos; como en principio tengo cita el próximo Lunes con el inmunólogo -y algo ya empiezo a comprender del tema- no hay que preocuparse.
 
Sintetizando por puntos la visita podríamos decir que:
 
- le hablé de mis periodos raros de los últimos 5 meses y les quitó toda importancia que les pudiera haber dado yo pues, según ella, vienen de forma más que regular y entraría dentro de la anormalidad habitual que pueden sufrir los ciclos. (Pasando...)
 
- expliqué el ejército de folículos que me habían contado en la visita de reproducción asistida, y de qué manera se habían disparado desde el recuento que hicieron en la Maternidad, y simplemente argumentó que es algo variable y dentro de lo normal. (Pues nada...)
 
- miró el aspecto de útero, ovarios y demás -a parte de la itv- y la verdad que en la línea. (Vamos, que estoy divina...)
 
- me confesó, cuando le dije que me había derivado a dos "pesos pesados" en sus respectivas especialidades y que tienen posicionamientos totalmente opuestos, que uno (el inmunólogo) vive -y cito literalmente- "en los mundos de Yupi" con sus teorías, muchas aún por demostrar, y que el especialista en RA era más pragmático e iba a lo que científicamente está demostrado. La cara que me quedó os la podéis imaginar... ¡si ni ellos mismos están convencidos de la inmunología como causa de mis males! (Somos como un barquito a la deriva en el mar de las ciencias médicas...)
 
Y entonces llegó la pregunta fatídica; quise que se mojara, saber qué pensaba ella:

"En nuestro lugar, ¿harías un último intento por la vía natural o pasarías directa a RA?"

Sé que la puse en un compromiso, pero ya no soy una primera visita, en un año nos hemos visto más que en 20 con el primer ginecólogo que me llevaba, y me interesaba saber la opinión de alguien externo pero con conocimientos.
¡Y lo logré! Se lo pensó por un momento, midió sus palabras, pero analizando en detalle toooda la información que tiene sobre nosotros me dijo:

"Si no tuviéramos la certeza que el último aborto fue por causa genética seguiría la pauta del inmunólogo y volvería a intentarlo; sabiendo que hay una alteración en el último embrión de origen genético, pudiendo ser extensible a los otros dos anteriores, pasaría a RA para asegurar la calidad del embrión a transferir".
 
Y así, con sus palabras, tomé consciencia casi sin darme cuenta que ya no soy la persona que necesitaba que los médicos le dijeran cual era el camino a seguir, que decidieran por ella; ahora me interesaba su opinión, porque son ellos quienes saben de lo suyo, pero para compararla con la que se ha ido gestando en nuestra mente durante los últimos meses y para mi la válida y a respetar por todas las partes implicadas. Porque los verdaderos responsables salga bien o, sobretodo, mal seremos nosotros, así que elijamos lo que elijamos la prioridad va a ser mi salud y nosotros, nuestra relación.
Nuestro criterio para tomar una determinación está muuuy perfilado y argumentado, podemos decir lo que pensamos al respecto sin miedo a reproches de ningún profesional de la salud porque llevamos un laaargo recorrido hecho, documentación suficiente a nuestras espaldas y los fundamentos son su disparidad de criterios pues fijaros:
 
- todos los abortos, independientemente de su causa, se han producido a la sexta semana con el embrión detenido en la quinta. ¿Casualidad? Presiento que no...
Los abortos de personas a quienes les ha funcionado la vacuna para los antiparentales casi siempre se daban en las mismas semanas que nosotros. Para mi resulta inverosímil que todos los fallos genéticos detengan el proceso al mismo tiempo y de la misma forma.
 
- la trisomía 16, única causa diagnosticada hasta el momento, tiene un % de repetición, según estadísticas y nuestro perfil, bajísimo.
Dentro de las causas genéticas de aborto, según el genetista de la Maternidad, es de las más habituales pero a su vez no es fácil que vuelva a darse. Por su parte, hay quienes se la han abanderado para justificarnos el tratamiento asistido, dando por sentado, sin evidencia demostrable, que ha podido ser el mismo tipo de causa para los dos previos. ¡NO HAY UNANIMIDAD!
 
- las teorías inmunológicas para el aborto, con extensa bibliografía y consideradas en aspectos tales como el SAF (Síndrome antifosfolípido) o la predisposición a la preclampsia, no las tienen a penas en cuenta la mayor parte de centros de reproducción.
Sé que mi sistema inmune es peculiar, sé la reacción que tuve con la primera dosis de la vacuna, tengo un posible SAF y sé que con el tratamiento del inmunólogo para el último embarazo conseguí que fuera el primero sin pérdidas hemáticas. Creo que algo hay detrás de todos los estudios, aunque sean mejorables, y creo que cada cual mira lo suyo con muuuchos intereses (€€€) de por medio.
 
- nadie me garantiza no volver a pasar por lo peor: el aborto.
En RA como por vía natural el riesgo está presente y todo quisqui se lavará las manos si se llega a dar, de una forma u otra, así que como la responsabilidad recae indirectamente (o directamente) sobre nuestras cabezas es lícito que tomemos el camino que de entrada más nos convenga.
 
- la fragmentación, y la vertiente masculina, otro punto de discordia que nos respalda en nuestros pasos.
Está claro que en mi marido puede llegar a haber una ecatombe espermática en cuanto a la calidad, de la misma manera que es susceptible a mejoras brutales. ¿Qué les hace estar taaan seguros que no se puede considerar causa de aborto? Como siempre les digo, no es lo mismo hacer que el óvulo monte un puzzle de 500 piezas desordenadas que de 3000, ¿no?
 
- la ciencia ya nos ha dado tooodo lo que podíamos esperar de ella.
Con todas las pruebas médicas posibles hechas la ciencia se ha pronunciado: CADA CUAL TE DIRÁ LA SUYA.
De momento no ha avanzado más, en unos años quizá lo hará pero no disponemos de ese margen, así que con la teoría empollada y analizada tocará ponerse a la práctica y dar una oportunidad a la naturaleza... a ver si es tan sabia como la pintan.
 
Supongo que con mis palabras podéis empezar a intuir por donde irán los tiros de LA DECISIÓN FINAL. Lo único que nos puede cambiar el parecer es la naturaleza del tratamiento inmunológico que nos propongan, pero como eso no lo puedo determinar al 100% por mi misma y aún faltan resultados, no merece la pena darle más vueltas al asunto por el momento.
En breve...¡la segunda parte!

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Deseando estoy de leer la segunda parte!!
    He tenido que leerte dos veces!! son muchas cosas complejas!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Corasooón!
    Pues no te voy a mentir, he tenido que leer 3-4 veces la entrada porque ni yo me entendía a mi misma: muchas cosas por sacar del buche y falta de orden a la hora de exponerlas...
    Yo también tengo ganas de poder escribir la segunda parte, señal que ya tendré tooodos los resultados U.U (#quienesperadesespera)

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow