¿Nos habrá dejado de mirar un tuerto?

8:00

Aunque no tengo constancia que en ningún momento nos haya mirado ninguno, ¡para qué nos vamos a engañar!, pero es que se me hace taaan raro ver que algo nos salga bien o se empiece a resolver, aún no siendo de buenas a primeras.

El Lunes por la tarde tuve la ITV anual, dícese también Inspección Técnica Vaginal, ¿o a caso os pensabais que os iba a hablar de coches? Pues no.
Esta vez con la ginecóloga de la mutua privada, tal y como llevo haciendo los últimos 3 veranos desde que me cambié a ella. 
¿Iba a aportar alguna novedad a nuestras vidas? Podía, y, en principio, las aportó: una a modo de buena nueva y otra a modo de chismorreo.

Tras los 45 minutos de rigor, que con esta doctora ya los doy por normales, llegó mi turno. Cada vez tengo que ponerla al corriente porque:
a) llego cargadita de novedades, pues por médicos no será...
b) mi historial, aunque solamente me visite desde Julio de 2013, tiene cierta "longitud" y remontarse a los inicios de los tiempos se hace un poquillo pesado para ambas, no os lo voy a negar.
Pero cual lorito que tiene el discurso aprendido pronto lo sintetizo y acabo.

Ni entra ni sale con todo lo que llevamos hecho, ella es especialista de gestaciones de riesgo pero no de pérdidas y demás miserias. Eso me da tranquilidad porque se lo puedo contar todo sin miedo a rebotes peloteros por egos profesionales malentendidos.
Lo que, sí o sí, no dejará de sorprenderme, pues resulta que me puso al corriente de dos chismorreos importantes a tener en cuenta en mis múltiples movimientos de ajedrez médico:

- La hematóloga de la SS, de quien cambié mi opinión tras la segunda cita, resulta ser ni más ni menos que ¡¡¡LA MUJER DE DR. S!!! (O_O)' 
Nota mental I: suerte que no critiqué entre ellos, ni menos tuve, ni nada por un estilo... Seguramente mi caso sea comentado en un momento de sobremesa frikimédica, ¡debo mantener mi anonimato o rezar para que la mala memoria no les permita atar cabos conmigo!

- Dra. I le deriva casos como el nuestro a mi ginecóloga de la mutua, ¡se conocen! Y de hecho, mi ginecóloga privada resulta que también había trabajado en el H. Clínic de Barcelona (O_O)'' en el mismo equipo.
Nota mental II: Acordarme de comentarlo antes que se lo digan entre ellas en el momento menos pensado... De cara a Dra. I me sabría mal molestarla, y más con lo que ha hecho por nosotros.

¿Conclusión? ¡¡¡Esto es una mafia médica!!! Hablar de la teoría de los "6 grados de separación" es quedarse cortos... Como para ser poco metódico a la hora de lograr visitas paralelas o segundas opiniones...

Y llegó el momento que toda mujer ansía... ¡¡¡el desavillé y posterior paso a la silla de exploración!!! Aunque debo reconocer, sin ánimos de ser pretenciosa, que en esto ya tengo un máster; y si alguna valiente lo cuestiona... ¡¡¡la reto a un duelo!!! A ver quien se "coloca" patas arriba más rápido.
Empezó por lo que para cualquiera sería más importante que no el ver su útero y ovarios, la palpación. No bultos, no ganglios, no problemas, ¡perfecto!
El tacto vaginal y la citología ya no resultaron tan "agradables", si es que algo de esto lo es, pero creo que después de tantas perrerías acumuladas -y sí, entre otras cosas pienso en la biopsia- me he insensibilizado las no-tan-nobles-partes.
Finalmente llegó la hora de la verdad, ¿quedaría resto alguno en mi útero? La penúltima regla, más rara que un perro verde, ¿habría acabado con este capítulo chapucero del último legrado? 
Cuando se encendió la pantalla que había delante mío me concentré automáticamente en lo que iba a ver, porque sé que no soy ginecóloga pero sí sé, tras tropocientas ecos, cuando hay algo fuera de lo normal o no de libro.

¡¡¡Aleluuuuuuuuyaaaaaaaa!!! 

No había, aparentemente, naaada de naaada, caca de la vaca, cero patatero, nothing de nothing... ¡¡¡se fueron!!!
Me invadió una alegría/euforia que ni que me hubiese tomado estimulantes, vamos, pero como siempre es habitual en mi, mi lado pesimista, ese que me acompaña allí donde vaya, me puso de nuevo los pies en la tierra y me dijo "no cantes victoria hasta que lo confirmes al 100% en la eco 3D". Total, de aquí a Septiembre, ese mes que se veía taaan lejano hace un par de meses atrás, no va quedando tanto y antes tampoco podemos hacer nada: más reglas, más ocasiones que aprovechar para ir limpiando el "piso" de cara a finales de año.
Para mi doctora, de todas formas, se veía todo normal, limpio y perfecto como sería de esperar en condiciones normales, así que ya tenemos el 50% ganado.

Así que salí de la consulta más feliz que una perdiz, con la sensación de una cosa más finiquitada y con ganas de cargar pilas para encaminar un nuevo intento de embarazo, aunque luego nos peguemos la enésima leche torta.
Mr. Costillo, dentro de lo que le permitía su estrés laboral, se alegró que, por una vez y sin sentar precedentes, le llamara para dar buenas noticias, lo mismo mis padres, a quienes me encontré por la calle mientras la que os escribe paseaba a la perra y se planteaba llamarles esperando que ambos estuvieran ya a retiro.
¡Qué raro se me hace poder contar cosas buenas! 
Finalmente, ¿la siguente buena noticia será un embarazo exitoso? Cruzo los dedos de manos y pies.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. La endogamia en la profesión médica es una regla de oro. Como apenas sales durante la veintena, solo conoces a tus compañeros de facultad y, si acaso, de congresos. Y cuando terminas, mas de lo mismo: guardias, congresos.... endogamia pura y dura. Y se conocen entre ellos, para lo bueno y para lo malo! Así que ya sabes: nada de criticar que las paredes tienen oídos :p.

    Por lo demás, me alegro que todo vaya bien. A ver si consigues el ansiado embarazo y ya todo va rodado :).

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow