Pánico escénico

16:48

O cómo la infertilidad te vuelve bipolar (por lo menos a mi).

Recuerdo como si fuese ayer que cuando perdimos el primer embarazo no veía el momento de volver a intentarlo; con el segundo tres cuartos de lo mismo. Llegó el tercero, tras un margen prudencial para investigar -aunque se lo curraran más bien poco- y frenamos en seco porque casi me cuesta un disgusto de los gordos (tan gordo como no estar ahora dándole al teclado).
A la cuarta pérdida me quedé bloqueada: mentalmente no me podía plantear cuándo podríamos volver a ponernos a ello ni tampoco físicamente después que me dejaran restos endometriales y Dra. I me "castigara" sin pauta médica hasta pasado el verano.
El día 23 de Octubre llegó el momento de plantearse un quinto intento, ¡el quinto ya! Y os puedo asegurar que por un lado pensaba "¡al fin!" y por el otro "¡¡¡sálvese quien pueda!!!"
El hecho que Dra. I (sí, otra vez ella) me pautara sí o sí un mes de Adiro antes de empezar búsqueda alguna actuó como atenuante mental.
Por un lado llegas a pensar "alguna vez tendrá que ser la buena, ¿no?" pero al mismo tiempo contemplas otra cara de la realidad, para nada descabellada "¿y si nunca habrá una buena?"
Ya recelo hasta de la seguridad de Dra. I y Dra. E, quienes tienen claro que el problema está en la sangre y con su pauta acabaremos lográndolo. De momento nada me ha hecho pensar que pueda salir bien, ya pierdo la cuenta de las sentencias positivas incumplidas.

Sé que ya he hablado de esto, de mis miedos, de no tenerlas todas conmigo, de debatirme entre "el quiero y duelo", pero también de las ganas que seamos padres, de ampliar la familia, de poder decir "¡lo logramos!". Debe ser una lucha entre lo racional y lo irracional, entre el deseo de la maternidad y el instinto más animal de supervivencia.
A menudo, por no decir siempre, me ahorro exponer este dilema porque sí la gente ya no es capaz de entender cosas más simples de nuestra situación, como me salga el venazo kafkiano les provoco un system error mental.

Lo que está claro es que si no lo intentamos, una vez más, nunca sabremos la respuesta, pero, a la vez, necesito estar preparada física y psíquicamente para lo que se nos pueda venir encima en breve.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow