Una semana

13:47

Eso es lo que queda para dos cosas importantes:

1. Cerrar un capítulo profesional que, debido a mi primer salto al "estrellato" abortivo en 2012-13, quedó coleando y ni contemplaba terminar. 

2. Dar el pistoletazo de salida a nuestro quinto (y último) intento para intentar ser padres por nosotros mismos.

Casualidades de la vida, muuuchas en los últimos meses, que me han llevado a este "eclipse" personal, a dejar cabos atados que daba secretamente por perdidos y a lanzarnos de nuevo al vacío de la incertidumbre que ya demasiado bien conocemos.

Mr. Costillo dice que, cuando hablamos del 2º punto, mi cara es más parecida a la de alguien a quien llevan a la sala de ejecuciones que a la de una mujer ilusionada con un proyecto personal y vital tan relevante como lo es la maternidad; no nos engañemos, muy bien parada no he salido las cuatro veces anteriores y tengo cierto complejo a Bill Murray en "Atrapado en el tiempo" (dícese también "día de la marmota"), a diferencia, ¡¡¡SPOILER!!!, que su situación acaba por solucionarse.

¡Y qué decir de la malvada heparina! Cada vez que veo las cajas en el botiquín me entran todos los males, y eso que no es la peor aguja que te pueden pinchar pero el líquidooo... ¡a mi sieeempre me ha escocido un montón y me ha dejado habones! Aunque nada se puede comparar al maravilloso mapamundi abdominal con el que terminas.
Sé que si echo la mirada atrás me encontraré de peores, por caso o por tratamiento, pero como dice el refrán "en el hospital cada cual siente su mal", y esta (des)aventura empieza a darme un palo considerable, físico y mental.

No sé si volveremos a tomar el camino que desemboca al precipicio e interpretaremos ese papel que taaan bien se nos da, el de lemming kamikaze, o la fortuna se apiadará de nuestras almas descarriadas y desesperadas y nos concederá, al fin, el deseo de ser padres por nosotros mismos.
Sea como fuere, y como la fortuna con nosotros es más bien rancia, muuuy rancia, ya está hablado y acordado el plan B, porque de una manera u otra, este será nuestro año, pase lo que pase y aunque tenga que vender mi alma a los señores banqueros, ya que, insisto: ESTE SERÁ NUESTRO ÚLTIMO INTENTO PERSONAL DE SER PADRES.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow