Cuando el tiempo no pasa...

12:28

Así es como me siento ahora, tras 3 abortos en diez meses -sin ninguna negligencia por parte nuestra como aspirantes a padres- tras 1 año desde que empezamos a buscar y viéndonos peor que al principio, tras echar por el retrete esperanzas y sueños...a la espera que llegue un nuevo pedido de felicidad o Papá Noel se deje un saco de ilusiones y nuevas esperanzas en casa.
 
No es que no sepa llevar la pena o la tristeza de esta última pérdida, necesito poder avanzar, ver la luz al final del túnel un poco más cerca, pues en estos momentos he "mirado en el mapa" cual es el camino para hallarla, pero no la diviso al frente; creo que sé por donde debemos ir, pero hasta que no vea alguna marca en el camino que me diga que esa es la ruta correcta...no estaré tranquila. Pero todo esto requiere de algo que tiene su tempo marcado más allá de nosotros, todo necesita su tiempo.
 
Todo requiere un tiempo, Roma no se hizo en un día pero la necesidad de obtener resultados positivos aprieta desde lo más profundo de mi ser. Entiendo que por muuucho que quiera adelantar las manillas del reloj, la hora real será la que marque la pauta: por mucho que quiera apresurarme será mi cuerpo, cuando esté plenamente recuperado, el que me diga "ahora podemos empezar a hablar del tema". Pongo tooodo de mi parte por recuperarme de la anemia tan fuerte que me ha dejado esta tercera pérdida, pero se que mi cuerpo, en otros aspectos, aún tiene un trayecto de meses por recorrer, física y mentalment.
 
Siempre he sido de las personas a quienes les vuela el tiempo, que lo quieren tener todo bajo control y programado, y este año he aprendido que bieeen poco puedo controlar, incluso en mi vida, pues hay cosas que se nos escapan, y que para otros tantos temas es importante tener una hoja de ruta, eso sí, pero no marcarse unos plazos...porqué la frustración cuando no se cumplen es abrumadora.
 
Han pasado 30 días ya, ¡un mes!, desde que acudimos a la visita que nos confirmó nuestros peores temores. Un tiempo que ha sido traumático a la vez que productivo, que no hemos estado de brazos cruzados a pesar de las complicaciones...pero soy consciente que representa una pequeeeña parte del trayecto total, quizá ¿un octavo? ¿una décima parte? No lo sé, cuando llegue el momento sabré qué parte representaba...
Habrá quien no esté tan obsesionado con los resultados, que podría tomarse tranquilamente un año sin la necesidad de plantearse la maternidad o paternidad, y yo les respeto, porque tampoco es bueno obsesionarse, a la vez que les envidio por no ser yo capaz de impregnarme de esa filosofia, a pesar del tute a todos los niveles que me he sometido los últimos 10-11 meses.
 
A veces el tiempo no pasa... pero tampoco ha dejado que el mundo se parara en cada una de nuestras pérdidas, arrastrándonos para bien o para mal, obligándonos a seguir para delante pero sin poder ser nosotros los que marquemos el ritmo del nuevo camino a seguir.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow