Visita a CIMAB, ¿cambio de enfoque?

21:54

No es ningún secreto que llevo meses pidiendo, rogando, que por muchas suposiciones que tengan hechas miren a mi marido. La respuesta también la sabéis: NO ES NECESARIO.
Gracias a una persona que conocí a través de mis muuuy queridos foros, para que luego se diga que no son útiles, supe de la existencia de un estudio -ya lo cité en el post anterior- basado en la parte masculina de los abortos de repetición. El centro que lo lleva a cabo es CIMAB, donde doctores docentes de la UAB hacen investigación a la par que asesoramiento a parejas.
Os dije que me había llevado una graaata impresión por teléfono, ¿verdad? Pues en persona quedamos encantadísimos tanto mi marido como yo; nos atendió el doctor Agustín García Peiró (mirar cómo de contentos estamos con él que siento precedentes citando a un doctor en este blog, cosa que hasta el momento ¡nuuunca había hecho!) y la verdad es que puso mucho interés en nuestro caso.
 
Lo primero que nos preguntó fue "¿Quién os ha derivado a este servicio?" suponiendo que la compañera de foro me había asesorado en cuanto a centro a raíz de una "supuesta" derivación médica. Evidentemente, no voy a mentir a nadie pues no logro nada haciéndolo, le conté la verdad: hemos ido por cuenta propia, guste o no a los médicos que nos llevan -hecho que el doctor García Peiró recalcó, pues los médicos no son amantes de las intromisiones en sus campos- hartos de pedir y pedir y que no se antienda a nuestra súplica de poder descartar a mi marido como presunto (o no) causante de los otros dos abortos anteriores. ¿Dónde está el mal en querer asegurarse de tooodas las variables posibles antes de un próximo intento?
 
Acto seguido nos puso en conocimiento de la tarea que llevan a cabo como investigadores, los resultados de lo estudiado hasta el momento, casos tratados y demás. En pocas palabras y para sintetitzar: calculan que 1/4 abortos son debido al componente masculino de la reproducción, con problemas asociados a los espermatozoides de distinta índole. Se ha demostrado que detectándolos y dando aquel tratamiento que más se ajuste se ha logrado mejoría en aquello que saliera afectado previamente y embarazos a término.
La muestra se puede tomar in situ -en una sala habilitada para ello- o traerla de casa, pero siempre antes de una 1 hora desde su obtención. ¿Días de abstinencia? Nos pidió 3-3 y 1/2 máximo, para poder contrastar los valores a partir de una misma escala temporal.
 
Allí mismo, y explicándonos cada uno de los pasos, realizó las siguientes pruebas ante nosotros:
 
TEST MAR IgG (anticuerpos antiespermatozoide) --> Mencionó que quizá en nuestro caso no era estrictamente necesario pues llegaba a haber fecundación, pero podría ser que lo que no se hubiera impedido antes de la concepción tuviera repercusiones a posteriori. Se trataba de ver si los espermatozoides tenian en su superfície -por lo que pude entender- receptores para estos y que conllevaran a una alteración de su normofuncionamiento. NEGATIVO (buena noticia...).
 
SEMINOGRAMA --> Probablemente la prueba menos justificada en nuestro caso, pues valora parámetros quantitativos que, de estar alterados, ya se hubieran manifestado con ausencia de embarazos. Se mira volumen eyaculado, número de espermatozoides de la muestra, movilidad, morfología, velocidad... ¡OK!
 
FRAGMENTACIÓN DE ADN ESPERMÁTICO --> Ahí le hemos dado, la madre del cordero, la prueba que realmente nos interesaba, ¡la calidad de la información genética transportada por los susodichos! Para esta tendremos que esperar hasta finales de mes, máaas o menos, pues hemos quedado en llamarnos la semana del 24 al 28 de Febrero.
Hay que ver si la cadena de ADN, en la mayor parte de los espermatozoides, está en buenas condiciones o, por lo contrario, está dañada y en qué grado; contra más dañada más faena para los óvulos y mayor riesgo que no tenga arreglo total, acabando por abortar el embrión.
En caso de salir mal pautan tratamiento antioxidante específico para hombres durante un periodo de tiempo de 3 meses, con control mediante una segunda prueba al finalizar el mismo, y con apoyo de antibióticos orales en determinados casos para evitar uno de los efectos secundarios de este tratamiento: una posible leucocitosis -presencia de glóbulos blancos- en el semen y que pueden alterar sus propiedades.
 
Comentar que un SEMINOGRAMA perfecto (o excepcional, siempre según palabras textuales del doctor para la muestra que le facilitamos) no descarta un estudio de la FRAGMENTACIÓN pues su experiencia le permitía concluir que aquellos casos en los cuales el ADN estaba peor correspondían a los sujetos cuyo estudio quantitativo había dado mejores resultados.
 
Curioso nos resultó que el doctor nos comentara lo siguiente (intentando usar al máximo sus propias palabras):
"Hablando aquí durante rato, hasta 3h, con los pacientes, aprendes muuucho, y acabas sacando muchísima información, que si bien para ese caso no tiene aplicación inmediata, para los siguientes vas acumulando unos conocimientos que te van orientando; en vuestro caso, más allá que éste último haya sido una trisomía (causada en casi el 100% de los casos por el factor femenino) no descartaría mirar lo que los anticuerpos antipaternales se refiere, muuucho antes de plantearme cualquier in vitro. Siempre pasa de la misma manera, lo notas por ausencia de síntomas o que van a menos...¡da qué pensar! Acumular tooodas las pruebas posibles, no os sepa mal gastar dinero en éstas, más caro es un tratamiento de fertilidad, no caeran en saco roto".
 
Pues nada...eso haremos, coleccionar pruebas y seguir en pie de guerra. Aunque mi inquietud me ha llevado a plantearme recapitular toooda la información de mis avortos y analizarlos oootra vez.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow