Pasaba por aquí...

17:09

Buenas, aún estoy de vacaciones de las de verdad, aquellas que pasas fuera de tu entorno "natural" y te permiten desconectar bien y ver tu vida desde lejos, como si de un espectador se tratara. No han sido pocas las tentaciones de pasar antes por el blog a contar todo lo que, de buenas a primeras, me pasaba por la cabeza: la tortura de ver una jauría de chupifamilies en el hotel donde estamos o panzotas de embarazadas con dilemas existenciales ante el buffete libre de las comidas, entre otras cosas como alegrarme por los dos positivazos cantados por chicas de la #infertilpandy.
Sí, durante los 2-3 primeros días estaba por dejarme las venas largas, que eso de cortárselas me han dicho que duele y no estamos para mayores sufrimientos, pero la mater/paternidad tiene un lado oscuro, no es nada nuevo y ya se sabe que no es fácil, pero te ofuscas taaanto cuando quieres ser madre que sólo ves lo bueno que te estás perdiendo por no tenerlo.

Ni mucho menos digo que esos padres se arrepientan de haber tenido a sus retoños pero por primera vez en muuucho tiempo he sentido que la "envidia" era recíproca, de ahí que me haya permitido la licencia de bloggear aún habiéndomelo autoprohibido.
¿Por qué lo digo? Porque con mi marido el ritmo lo marcamos nosotros, ellos van con los timmings de las comidas, siestas y demás; ves que a muuuchos padres -y cuando digo muuuchos son muuuchos- les faltan piernas para ir a preguntar por Daisy , y sus horarios de canguraje (o píjamente dicho, babysitting), véase un/a pobre pringad@ que va con disfraz de margarita andante que como poco debe coger temperaturas de sauna. En el salón principal donde sirven las comidas aprecias sus caras de fastidio/aburrimiento/asqueamiento provocadas por oootra batalla más a librar con tal que el niñ@ tome almenos 4-5 cucharadas; nuestra cara no es mejor, pero es debida a los shows que sufrimos y la cantidad de follón que se puede armar en un maxicomedor lleeeno de niños (mea culpa por no caer en la cuenta que era un family hotel, pero me ayuda a entender porqué hay gente que prefiere los adult only).
 
¿Y qué contar de las sesiones en la piscina? ¿Que queremos tomar el sol? Vale, ¿los dos? Perfecto. ¿O bañarnos? Sin problema. Mientras ves las 2 posibles situaciones forzosas de las chupifamilies: a) madres/ padres a lo Mitch Buckhanam de "Los vigilantes de la playa" delante de las piscinas para mayores, regañando por tooodo lo que no deben hacer y hacen sus hijos, o b) afincados sin opción a replica en las dos piscinas infantiles (igualmente montando guardia) por sus hij@s.
Luego hay los listos, y pudientes: estos se las apañan para enchufar a mil y una actividades a sus bastardos y emular aquello que hacían antaño, vida de pareja, aunque tenga hora de caducidad.
Podría seguir, porque el trabajo de campo que he podido hacer en 7 días es más extenso de lo que podáis pensar, aunque lo suyo sería tomar una foto de SUS caras o grabar un vídeo de dichos actos pues una imagen vale más que mil palabras, pero no puedo legalmente hacer ninguna de las dos cosas (ni me apetece, todo sea dicho).
Y mejor no hablar de los numeritos que dieron varios "monstruitos" (para ser lo más políticamente correcta posible) en sendos vuelos hasta llegar a Lanzarote, nuestro destino vacacional.
A mis hermanos y a mi, y somos 3, se nos podían llevar donde quisieran, otra cosa era el terremoto que armáramos en casa, porque fuera tooodo el mundo felicitaba a nuestros padres de lo buenos y bien educados que éramos (¡y somos!). Y ahora veo ciertos panoramas, caras que hablan sin mediar palabra y te das cuenta de lo que se puede llegar a idealizar algo por el hecho de no poder tenerlo, de lo cieg@s que nos vuelven las ganas de tener hij@s y el autoengaño taaan grande de pensar que lo contado aquí "a nosotros no nos pasará".
 
Y sí, mis ganas están ahí incluso tras este "Gran hermano" improvisado, me he vuelto a poner la venda en los ojos y a decirme que "los míos serán distintos", si algún día hay un "míos", pero ahora, con una tranquilidad que había perdido al empezar con esta locura que va para los dos años, veo más claro que: no hay situaciones mejores ni peores, simplemente distintas, etapas diferentes que no tienen que ser vinculantes, y que cada cual aporta algo de la misma forma que te hace echar en falta cosas.
Estoy feliz, o eso creo, por cosas taaan tontas como ver un montón de sitios nuevos y buscar la foto máaas bonita que enseñar a la gente a nuestro regreso, o haber recuperado aficiones aparcadas como la lectura y devorar un libro de medio millar de páginas en a penas 4 días, o por pensar cuál será nuestro próximo destino o escapada si no recogemos los frutos después de taaanta prueba y medicación.

Mi vida, si a caso por unos días, ha dejado de girar entorno a nuestra infertilidad y me ha descubierto que de mi depende hacerla girar sobre un único sol o sobre varios universos.
Llevo meses viviendo nuestra situación como la peor posible sin parar a pensar en tooodo lo bueno que también tiene y que mi obsesión me ha impedido ver. ¿Me cambiaría por alguien que no tuviera nuestro problema? Sí, pero creo que también hay gente que desearía recuperar en algún momento esa etapa de la vida que dejó atrás y que pasa, y muy mal hecho, a un segundo plano con la llegada de los hijos: la de la vida en pareja.
Ya queda poco para volver a la rutina pero lejos de sentirme apenada, todo se verá el próximo Domingo..., creo que habrán sido los 10 días más productivos en muuucho tiempo.
¿Sabéis lo que es poder mantener la mente vacía de pensamientos tales como tratamientos, visitas médicas, pruebas y demás? Por fin he podido experimentar días sin pensar en tooodo esto, aparcarlo ante la imposibilidad de hacer nada en estos momentos.
Y aunque haya nombrado a Herodes en alguna ocasión -bueno, muchas más que dedos en manos y pies- al final algo bueno habrá tenido el capricho del destino de ponerme en medio de todas estas chupifamilies.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Me alegro de que hayas vuelto con energías renovadas. La vida en pareja es importante no perderla, para mi es esencial para que funcione.

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola bonita!
      Pues sí que hemos cargado pilas, sí, y sobretodo hemos vuelto a disfrutar en pareja sin estar 24h al día amargados y fustigándonos por lo mismo, que parece mentira pero es un tema que desgasta a tooodos los niveles.
      ¡Otro beso para ti y a mejorarse de ese gripazo veraniego preciosa!

      Eliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow