Una de cine...

1:01

Ayer, después de poco más de 3 años, volví a ver la peli "Qué esperar cuando estás esperando". Y es que en su momento tuve que arrastrar a mi marido al cine; a mi me gustó más que a él, quién encontraba argumentos en ella para no empezar nuestra búsqueda, cuya idea por aquel entonces sobrevolaba nuestro hogar pero no acababa de materializarze.
 

Recuerdo como pensaba que mi vida tomaría el camino de alguna de las embarazadas a la par que veía al personaje interpretado por Jennifer López o el de la chiquilla joven -de quién no recuerdo el nombre- como un reflejo que nuuunca me gustaría ver al mirarme al espejo.
Y ahora, pasados unos años la película no me ha parecido la misma que vi entonces. Sí, yo he sido por tres veces la chica joven que pierde su bebé y lo pasa mal, y sí, me siento como el personaje de Jennifer López : con óvulos cuestionados, pendiente de un posible tratamiento que nos puede salir por dos riñones y un ojo de la cara y contemplando la idea de la adopción como algo nada descabellado pero que mi marido no tiene asimilado.
Es curioso como cambian las cosas en función del cristal a través del cual se miren; la primera vez daba por seguro que las cosas malas pasan a los demás y pocas veces, estaba más preocupada por lo que debía doler un parto que de pensar si seríamos de ese "exclusivo" grupo a quien la maternidad se le atraganta.
Esta segunda vez, y casi un año después de nuestro tercer aborto, he tenido momentos de pena, por sentirme identificada y revivir ciertas sensaciones, pero también me he vuelto a reír con lo último que pensaba que me sacaría una sonrisa, la maternidad.
Me ha alegrado que trataran temas que consideraba tristes para una comedia: las pérdidas gestacionales y la infertilidad; pero, ¿qué es la vida sino una mezcla de buenos y malos momentos?
No creo que hubiera visto con tan buenos ojos la peli de haberla emitido unos meses antes, con todo más reciente. Pero hoy, para mi, he pasado una prueba de fuego importante, y me alegra porque es señal que mi moral sigue en ascenso, con sus pequeños bajones pero tendencia al alza. No pierdo la ilusión por ser mamá pero me encargo de autorecordarme que estoy rodeada de gente maravillosa y que por tenerlos ya soy muuuy afortunada; por ellos debo tomar la lucha como lo que es, un proyecto más de esta vida pero no el único, por ilusión que me haga, pues igual de buen proyecto puede ser pasar toooda mi vida al lado de un marido maravilloso siendo felices el uno con el otro.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow