Yo me embarazo, tú te embarazas

9:58

No quiero conjugar verbos, estoy aburrida pero no tanto, pero escribiendo una entrada, que no me acababa de convencer, he tomado consciencia de una cosa y he decidido cambiar el rumbo del post, pues iba a escribir sobre la falta de comunicación con mi instinto y, como si de una luz al final del túnel se tratara, he visto que sieeempre se ha posicionado, simplemente le he estado ignorando.
Creía que no oía mi instinto, que lo tenía atrofiado (aunque muy orondo no está) pero me he dado cuenta que sí que se pronuncia y precisamente de ahí sale mi estado de confusión.
Mi instinto me dice que, a pesar de no gustarme los niños ajenos, QUIERO SER MADRE; ahora no tengo duda alguna, estoy convencida y las ganas pueden a casi todos los miedos. En los últimos meses me lo ha dicho, lo ha repetido hasta la saciedad, pero yo lo veía más bien como un manifiesto obsesivo de mi frustración que no como algo que me pidiera el cuerpo.
Pero mi otro instinto, el más animal, el de supervivencia, me pide anteponer mi salud, cuidarme y ahorrarme el mal trago ya experimentado con anterioridad. ¿En qué aspecto de la naturaleza cabe el que un animal haga algo en detrimento de si mismo para reproducirse? Me viene a la mente la mantis religiosa macho... pero vamos, creo que estamos unos cuantos niveles por encima.
Entonces, ¿el instinto puede contradecirse ó es que uno de los dos argumentos no tiene su origen en él sino en mi parte racional que pretende camuflarse de instinto?
Ambas cosas, actualmente, son opuestas para mi, pues embarazarse va en contra de ese instinto de autoprotección. Y es que de 3 embarazos no he sacado nada bueno, solamente recuerdo un momento feliz, el primer positivo, y a partir de ahí todo lo que llega a mi mente son malos recuerdos y sensaciones, vivencias tristes y desgracias médicamente hablando.
Sé que más de una chica mataría solamente por ver la doble rayita, y que ahora, leyéndome, me daría un par de guantazos, pero para mi, las dos rayitas implican el principio del fin de mi salud, la última vez con el tercer aborto casi me cuesta el pellejo, así que no exagero un ápice.
Hubo un YO que llegó a ser feliz por un TE positivo, que se ilusionó con la idea de estar embarazada; ahora ya no existe, alguien se encargo de quitar la magia de mi vida.
Para mi, embarazarse me asegura padecer los efectos secundarios de toooda la medicación, durante todo el proceso, padecer de más estrés, ansiedad y angustía de la que se pueda uno imaginar si no le ha visto antes las orejas al lobo.
Embarazarse va de la mano de sentimientos tristes, negativos, de revivir experiencias que quisiera poder olvidar... de no poder atribuir nada positivo al mal llamado "estado de buena esperanza".
Un embarazo mío nunca más será como debiera ser, como el de la mayor parte de la gente, con esa mezcla de miedos pero más ilusión, mi embarazo no será, probablemente, como el de aquella compañera infértil que nunca ha logrado ese primer paso, que en mi caso por fortuna sí, pues para ella, quedarse en estado, ya será la primera batalla ganada mientras que para mi será lo más parecido a la punta del iceberg que probablemente ocasione el naufragio posterior, no porque me anticipe o sea pájaro de mal fario sino porque nuuunca me ha demostrado lo contrario.
¿Qué debo hacer? ¿A qué o quién escucho? Nunca antes un embarazo generó tal pánico, no puedo verlo con los mismos ojos que el resto de las personas; para que entendáis qué pasa por mi cabeza, sería lo mismo que si a cualquier otra persona que ha tenido un susto gordo cada vez que se ha operado de una misma cosa le dijeran que tiene que volver a pasar por quirófano por ídem causa: ese paciente nuuunca se planteará nada bueno ante esa situación pues todos sus referentes previos son negativos y casi asume que a él nuuunca le irá como al resto de los mortales. La asociación que ha hecho con eso es negativa, y no por querer que sea así, simplemente se ha generado ese vínculo de forma automática, sin poder remediarlo y, por desgracia, con fundamentos de sobras para que así sea. ¿Qué le hará pensar lo contrario si nadie es capaz/quiere darle garantías?

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Ay esa cabecita loca que no te deja tranquila un momento!! voy a tener que recetarte 4 horas diarias viendo el salvame para evadirte.

    Normal que te entre miedo/pánico/pavor ante un embarazo, con los antecedentes que tienes es normal. Pero alguna tiene que ser la buena, y no es lo mismo antes que ahora, ahora estas medicada y tienes controladas mas variables.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, en mi blog tienes una nominacion!!

    ResponderEliminar
  3. No olvides que un embarazo no es un bebé, así que puede que nunca puedas tener un embarazo de ensueño, pero eso no te quita que seas madre y lo disfrutes plenamente. Piensa en el embarazo no como la meta, sino como el camino para llegar a ella! Y de todas formas, dicen que cada embarazo es distinto, así que puede que esos miedos y malestares se vayan en cuanto te quedes embarazada, quién sabe!!?

    ResponderEliminar
  4. Ánimo pequeña... al final tendrás tu recompensa!

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow