Temo los anuncios de embarazo

9:11

 
Así, sin más, porque las cosas hay que decirlas por su nombre y me da igual ya que la gente me pueda entender o no, con que respeten que me repatee tres pueblos la noticia ya me basta.
De momento no ha habido anuncio alguno ni por parte de mis amigas ni por parte de los de Mr. Costillo; de hecho por mi parte solamente contemplo 1 persona que pudiera dar la buena nueva, así que el riesgo es menor, ¡pero existe!
Y no es por no "alegrarme" que a los demás les vaya bien lo que a nosotros se nos niega -aunque quizá alegrarse no sea el mejor verbo- pero para que me entendáis os lo ejemplificaré:
 
Imaginaros que se organiza una competición, una carrera, la carrera por  "La Maternidad". Hasta aquí todo perfecto.
Por edad, por situación o por lo que sea estamos todas en la línea de salida, ¡y dan el pistoletazo!
Unas salen disparadas cual alma que lleva el demonio, otras simplemente salen y algunas se quedan petrificadas en la línea de salida. Yo, nosotros, simplemente salimos, sin prisa porque nadie nos dijo cual larga podía ser la carrera y hay que ir dosificando las energías.
En esta competición realmente se compite contra uno mismo, NO contra las demás; lo que cuenta es "intentar" llegar a la meta, pero las que van en cabeza llevan un pique considerable (primero el "duelo de bombos" y al pasar por meta se retan a "yo soy mejor madre que tú", sin comentarios...).
Yo me creía en la parte media avanzada del pelotón, pero he "tropezado" en varias ocasiones y gente que iba rezagada, o que ni había salido, me ha avanzado por sorpresa llegando airosas a la meta.
Si hacen un control "antidopaje" les daría tanta lástima que ni me descalifican, porque ni con tooodos los químicos del mundo parece que avancemos...
Me giro por enésima vez para ver las que quedan tras de mi, cada vez hay menos y algunas de las "petrificadas" han salido al sprint; mirar hacia delante duele, duele en el alma, duele en el corazón, porque podría ser yo y en cambio aquí estoy: lesionada, con ya 4 caídas a mis espaldas y con una triste sensación, la de estar corriendo sobre una cinta, de estar en esas pesadillas que intentas echar a correr por todos los medios y no puedes a penas moverte, como si llevaras cemento en los pies.
Sé que me van a avanzar unas cuantas más durante 2015, incluso me atrevo a decir que las "vacilonas" de la meta puedan retomar la carrera, ¡y avanzarme de nuevo!
A ratos estoy por resignarme y dejar de correr cual "Capitán Patapalo", a ratos pienso que cueste lo que cueste yo acabo la carrera, NUESTRA carrera, pero lo que sé es que el éxito ajeno mengua mis fuerzas y me hace sentir más inútil si cabe.
 
Cada feliz anuncio, cada pareja que logra aparentemente sin dificultad lo que a nosotros nos está costando sangre, sudor y lágrimas, me recuerda mi posición en esta carrera de la vida, y sé que es voluntaria, que es perfectamente lícitio decidir no correrla y lograr el resultado que se da en la meta por otras vías si es que taaanto se quiere, pero ahora ya es por cabezonería, porque mi amor propio ha quedado más herido que nunca.
Y sé que con cada nuevo anuncio tendré que ponerme la máscara de "¡qué gran noticia!", forzar una alegría que ya no sale, que no es real pero que los felices papás no comprenderán nunca que no la pueda sentir como ellos esperan. Cada vez me, nos, cuesta más disimular el disgusto, ¡pero no por ellos! No, no, no, el disgusto porque nos recuerdan en qué punto nos hallamos, pero para esa pareja todo su mundo ahora es la nueva vida que está por llegar y no hay cabida para males ajenos, pero de la misma forma me gustaría decirles que, sin ser culpa suya, su felicidad es un dedo que se mete hasta dentro de una llaga que no solamente dura mucho sino que cada vez sentimos más grande.

You Might Also Like

8 comentarios

  1. Yo soy de las que se quedo petrificada en la linea de salida...por 3 años! Despues di dos pasos y me cai, y me hice mucho daño, tanto que me quede mucho rato tirada en el suelo llorando. Ya me he levantado, me he puesto unas tiritas y en breve me pongo a correr otra vez. La meta esta mas cerca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya no quiero mirar la meta, ¡la veo taaan lejos que me desespero! Así que intento mirar los 50 metros siguientes para no pegarme otro porrazo, que a este paso me hago accionista de los fabricantes de tiritas, reflex y voltaren XD

      Eliminar
  2. Aqui otra de las tuyas! y a quien las noticas de embarazo la dejan KO, no puedo con ellas, me ponen la zancadilla, me caigo, lloro, me hago mucho mucho daño y a veces creo que no podré levantarme. Pero bueno, siempre nos levantamos. Y ahora estoy justamente parada , sentada en una silla, viendo pasar a las demás corredoras, viendo la meta a unos metros de mi , con la miel en los labios, pero toca esperar sentada (me ha debido de dar un calambre y están con los masajes!, justo cuando estaba apuntito de llegar! pero bueno, asi es nuestra carrera, con parones, adelantando dos pasos y retrocediendo uno, a veces dos y otras tres... si, desesperante! pero el grupo de las rezagadas nos entendemos, nos animamos y llegaremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy en una silla a tu lado, que esta última caída se ha saldado con un buen "chichón" y ando medio lela :S
      Lo bueno, aunque haya gente que diga "mal de mucho, consuelo de tontos", es que por el camino, durante la carrera, encuentras gente que pasa por lo mismo y te comprende, no te hace sentir un "perro verde" como las que te han avanzado y no entienden tu torpez.
      Ojalá llegues pronto a la meta, ¡¡¡pero enteeera!!! Que nuestra salud también cuenta y a veces la menos tenemos en este proceso, en el cual ponemos toda la carne en el asador dejándonos para lo último.
      :***

      Eliminar
  3. vas mas lento ! pero vas a llegar todas vamos a llegar de una forma u otra ! pero vale sentirse mal, tambien vale no sentirse alegre ! estas contenta por ellos, pero triste por ti ! lo he vivido mucho! y pues como el avestruz ! mete la cabeza y cuando creas vuelve a salir ! ai hago yo ! un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muuuchas gracias por tus palabras!
      Ojalá lleguemos...¡y enteras! Que este camino es muuuy duro, por mucho que la gente le quite hierro, y va dejando cicatrices físicas y en el alma...
      Mi técnica del avestruz la he rebautizado como "bomba de humo" porque directamente evito encontrarme físicamente con aquellas personas que puedan, SIN QUERER, hacerme sentir mal.
      :***

      Eliminar
  4. Quien no entienda tu malestar no merecería llegar a la meta...pero las cosas no funcionan así. Yo sufro con cada anuncio y a veces hasta evito quedar con las que se que están o pueden estar buscando todo por el miedo a que me den el anuncio. No te arrepientas de pensar así. Somos muchas en esto. Yo soy competitiva...pero en el buen sentido. Sacar buenas notas, hacer bien mi trabajo...y si algo no me sale bien el sentido de la responsabilidad se multiplica. Que en este caso no depende sólo de mi constancia? Bueno...eso ya lo veremos...un abrazo alma gemela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué acertado lo que has dicho! Competitividad, eso es lo que tengo, ¡pero conmigo misma! Soy muuuy autoexigente conmigo en todo: estudios, trabajo, tareas varias... y que esto se nos resista aún poniendo toooda la carne en el asador...¡me puede! Y más cuando miras, sin ir más lejos, en la sala de espera del centro de salud, y ves a tooodas esas chicas con su barrigota haciendo parecer "fácil" lo que a ti te está costando todo tu "reino"

      Eliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow