Viajando a otras épocas

15:38

No, no me he fumado nada de nada, ni tampoco tomado sustancias alucinógenas, simplemente antes de ayer, Lunes festivo en mi ciudad y sin demasiados fondos en la cuenta corriente tras programar nuestra visita a Madrid, decidí poner orden a mis recuerdos, a #mismomentosdefelicidad, o lo que viene a ser lo mismo: a las más de 10 mil fotos que he acumulado en poco más de una década y que atesoraba sin prestar a penas atención en un disco duro externo.
Casi parecía un ejercicio psicológico, un paralelismo con lo que intentamos hacer con nuestra vida actual que no es otra cosa que poner en orden todo lo que lleva casi 3 años desordenado con tal de intentar sacar algo en claro.
Fotos mezcladas, sin fecha, archivos duplicados, guardadas de cualquier forma,... en su momento no hubo cariño al manipular esos recuerdos tan valiosos, porque lo eran, lo son y lo serán.
Viajé de nuevo a Costa Rica, me emocioné al ver lo que preparamos para los 30 años de casados de mis padres, aluciné con todo lo que hicimos en 2012 con la inocente convicción que sería el último año siendo solamente dos; no hubo lágrimas, hace tiempo que me cuesta muchísimo llorar, solamente hubo nostalgia de épocas distintas, pues no quiero decir mejores, pena por haber perdido la inocencia que da la ausencia de palos en esta vida, y surgió una convicción: quiero recuperar esa felicidad aunque yo ya no sea exactamente la misma persona que sonreía en esas fotos.
Porque realmente soy afortunada de poder atesorar tantísimas experiencias, vivencias o llamarlas como queráis. Podía sonreir sin haber sido madre, existía la opción de ser feliz en un mundo sin hijos, quizá porque pensábamos que ya tendrían -y nos aportarían- sus propios momentos de felicidad más adelante. Y, probablemente aunque ahora no sepa cómo, lleguen buenos momentos habiendo aumentado la familia, pero debo seguir aprendiendo a ser feliz con lo que tengo y me da cada día la vida; ¿difícil? Sí, de palabra todo suena mejor, pero quizá en otra entrada os cuente mi truco para intentar cambiar el filtro bajo el que ver los problemas.
Por el momento, me hace ilusión compartir con vosotras algunos de esos instantes que, al recordarlos, me llenan de alegría el corazón, pues ¿qué son las fotos sino el vehículo para llevar de nuevo a la luz recuerdos, sensaciones y sentimientos?
 
 
 
 
 
 

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow