Segundo asalto: KO para volverse locos

9:43

Después del primer aborto tuve clarísimo que quería volverlo a intentar, más que nunca quería ser madre, así que nos pusimos manos a la obra. Como ya comenté, me quedé al segundo mes de "prácticas". Eso fué a finales de Marzo o principios de Abril del presente 2013.

15/4/13:
Oootro positivo al canto; pero creo, porqué de éste recuerdo más lo que vino luego, que solamente mi marido se tomó una foto con el test. La verdad es que me sentía satisfecha por haberlo logrado taaan rápidamente, pero iba con muuuchas más reservas que no ilusiones. Ese mismo día llamé al ginecólogo para que me dieran cita para la que sería mi sexta semana de gestación; de la misma manera, acordamos con mi marido que, esta vez, hasta pasado un tiempo prudencial, no lo diríamos a nadie.

25/4/13:
Después de convertirme en la loca del control de pérdidas, casi haciéndome accionista de las principales casas de papel higiénico, justo este día que cumplía las 6 semanas exactas se repitió la historia, otra vez empecé a manchar.
Llamé de inmediato a mi médico, ¿su respuesta? "No merece la pena que vengas, como mucho te bajará una regla más intensa...". "¿ESTO ES TODO?" fué lo primero que pensé. Venía de un aborto 3 meses antes, ya me habían dejado claro que cuando no chuta, hagas lo que hagas, se acaba perdiendo, pero ¿cuántas mujeres han tenido pérdidas durante su embarazo y con una buena pauta han seguido para delante? ¿Tenía que resignarme sin más? Si había algo que yo pudiera hacer no me pensaba quedar de brazos cruzados.
Nos fuímos a urgencias, a otra clínica distinta de la de la primera vez, pues guardaba mal recuerdo del servicio y trato recibido. Después de una breve espera me visitaron y, otra vez, el mismo diagnóstico: AMENAZA DE ABORTO. Me mandaron reposo relativo y poco más, pues resulta que esta vez tampoco se veía embrión y deduzco que no las tenían todas; yo menos aún pues de 6 semanas ya debiera verse hasta el latido.
Se me cayó el mundo encima, otra vez lo mismo, pensaba que era otro anembrionario (cuando no se llega a ver embrión, en principio por fallo genético muuuy prematuro).
Todo el mundo me decía que no me preocupara, que era lo peor para el embarazo, pero no es taaan fácil decirlo como hacerlo.

28/4/13:
Tras reposo, más reposo y muuuchos nervios, oootra vez la cosa fué a más (mayores pérdidas). Ya con complejo de disco rayado volvimos a urgencias -debieran plantearse dar pases VIP- y esta vez SÍ había embrión, pero no latido, cosa que atribuyeron a estar "supuestamente" de menos tiempo.
Para casa, con miiismo diagnóstico pero con una causa: hematoma.
Tonta de mi salí esperanzada porqué ya habíamos avanzado respecto al primero, pues se había formado algo.

30/4/13:
Pronóstico nefasto; así de directo, contundente y falto de tacto fué el comentario de mi ginecólogo habitual. No vió rastro de embrión, el saco gestacional supuestamente colapsado...NI CASO DE LOS INFORMES QUE LE LLEVAMOS DE NUESTRAS VISITAS A URGENCIAS.
Entiendo que necesite comprobar por si mismo las cosas que puedan haber visto los demás, peró de ahí a hacer caso omiso a los informes...me sentó como tres patadas en los "higadillos".
No hace falta que os cuente cómo nos quedamos al ver que la historia se repetía.

6/5/13:
¿Dónde fuímos? A urgencias, pero no por salvar nada -ya nos habíamos mentalizado- sinó por el dolor que tenía. Todo dentro de la "normalidad", y Sí, había embrión pero parado en la quinta semana, así que el diagnóstico fué el de aborto retenido.

9/5/13:
Y resucitó de entre los muertos, y no lo digo porqué vaya a hacer referencias religiosas sinó porqué en esta visita de control con mi ginecólogo -otra más...- encontró por primera vez él el embrión...a buenas horas mangas verdes, yo que ya pensaba que tenía el primer embrión intermitente de la historia...pero sieeempre había estado allí.
¿Sabéis qué se siente cuando sabes cual es el diagnóstico real y a otra persona se le va la olla y te dice que parece que todo va para delante y que estás de casi un meees menos? Te vuelves majareta, porqué quien te lleva es el responsable de las actuaciones correspondientes y otros profesionales se quitan el muerto de encima; me tuvieron UN MES ENTERO tratada cual gestante que no sabe contar y lleva desfase, con todos los síntomas de un embarazo pero a sabiendas que estás abortada. Fué física y psíquicamente, sobretodo lo último, extremadamente duro.
Hubo quien me decía "intenta no pensar", claaaro, así de fácil como chasquear los dedos...tienes a cada momento mal estar, nauseas...y pasarlo por un bebé: perfecto, pero no por cabezonería y mala praxis profesional.
Estás atrapada en una situació que no te permite avanzar, pasar página, llevar tu duelo y tener la oportunidad de sanearte mentalmente. Estás en tierra de nadie.

30/5/13:
Por fin llegó el legrado; nunca me sentí tan liberada, descansada...poder cerrar un mal episodio no se paga con nada. No penséis que pegaba botes de alegría, ni mucho menos, peró cuando ya no puedes hacer nada por esa parte de ti que se ha ido...lo que necesitas es estar bien tú.
No creáis que fué rodado, según mi "maravilloso" médico a las dos horas del legrado ya me podía ir...suerte que no le hicieron caso y me mandaron a la habitación, pues empecé a perder sangre de mala manera, hasta el punto que las enfermeras ya me dijeron que "tómatelo con calma que ya veremos si sales hoy...".
Por suerte todo se arregló con una medicación (Metergin...creo) que contrae la matriz cuando no lo hace por si misma y a causa de esto se va llenando de sangre.

15 días después, estando todo correcto en la revisión, pedí que me hicieran pruebas por si había algún problema, y de paso a mi marido; también tuve claro que era hora de cambiar de médico.
Las pruebas nos las solicitó a regañadientes, pero creo que conmigo le quedó claro que no solamente con mirarte funciona un embarazo.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow