Nadie está exento

1:03

A raíz de escuchar el otro día una canción en la radio hice memoria acerca de su intérprete: Lily Allen (una cantante británica que no llega a la treintena).
 
Más allá del tema musical, que aquí no viene mucho al caso, recordé algo sobre ella: "¿no era la chica de quien hablaban en las revistas del corazón por haber sufrido un aborto?"
Mr. Google me dio la respuesta: ¡SÍ, Y NO UNO SINO DOS!
Es curioso como cuando el tema no va contigo o lo ves muuuy poco probable -pensando estúpidamente "estas cosas pasan a los demás pero no a mi"- le prestas la atención justa, supongo la que requería la noticia por la morbosidad emocional que generaba, por llamarlo de alguna forma.
 
Pero taaan desapercibido no me pasó cuando fué la primera cosa que asocié a esta chica cuando recordé que existía. Tampoco creáis que he hecho una búsqueda demasiado extensa por la red.
La pobre chica, aunque ahora creo que llegó a tener dos hijos, perdio un bebé a los 6 meses y otro dos años antes de éste...pero no sé de cuánto estaría.
No hace falta ser demasiado listo para saber que muuuchos aspectos de la vida, casi todos los que no controlamos, no entienden de condición, raza, sexo, posición social o cuentas corrientes. Pero lo que está claro es que si cuando pasa por un aborto una famosa se la humaniza...¿por qué se intenta quitar hierro cuando se trata de las chicas de a pie y hacer como si no fuera lo que realmente es?
 
Más allá de la odiooosa pregunta "¿pero de cuánto estabas?" para determinar la Sociedad cual debe ser tu grado de sufrimiento, pues el dolor no es solamente por la pérdida sinó por tooodo lo que lleva asociado, la gente debiera entender que TODAS, y así lo creo yo, después de tal desgracia en la vida deberíamos hacer lo que se les permite a pocas privilegiadas (privilegiadas por poderlo hacer y por ser comprendidas cuando el resto de mortales no lo son):

"(...) poder pasar estos momentos tras el aborto en soledad familiar (...)"

Ya sé, y seguro que me repito de alguna entrada, que el mundo no deja de girar por nada ni por nadie... pero después de tal cosa, almenos yo, no le puedo seguir el ritmo con el que me arrastra, necesito antes asimilar porqué estoy como estoy, todo lo que ha pasado, intentar -si se puede- sacar algo reforzado de un mal momento tal como el aborto, ya que si no lo hago, la misma inercia del giro logrará hundirme en un pozo donde no quiero caer.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow