Tercer asalto: éste no es nuestro año (parte I)

21:03

Pasado el breve margen que nos pidieron los doctores, desde las correspondientes visitas en Septiembre, volvimos a la carga con ganas, ilusión y, sobretodo, muuuchas esperanzas en que esta vez sería la buena: llevábamos ya una pauta médica, nos habían examinado, teníamos una posible causa...¿qué podía ir mal esta vez? Pues muchas cosas, hasta el punto de poner al límite mi cuerpo.
 
7/10/13:
Hasta este momento sieeempre me habían llevado exclusivamente por la mútua médica o directamente pagando; teniendo que  tomar medicamentos, los que ya os comenté en la última entrada, y con un coste sólo para la heparina (30 unidades) de 135€, esta vez sí que decidí pisar la Seguridad Social y fuí a visitar a mi doctora de cabecera. Me recetó la aspirina de 100 y el ácido fólico, ¿y el resto? Pues me dijo que fuera sí o sí a la ginecóloga de allí, que ella sería la encargada de, llegado el punto, dar el OK a la pauta y facilitarme las recetas.
No es que me gustara la idea de tener un seguimiento por partida doble, y tampoco ocupar el lugar que podría necesitar otra persona sin mutualidad, pero SÍ que necesitaba los medicamentos...así que tal cual salí de su despacho fuí a pedir hora.
 
15/10/13:
Empecé a tener mal estar en el cuerpo, pero un mal estar que me era familiar, ¿estaba embarazada? Tenía miedo que pudiera no ser suficiente empezar el tratamiento a la primera falta, ya a las 4 semanas...no quería despistarme y, sobretodo, a la primera que saliera positivo poder empezar la rutina de pinchazo diario y óvulos hormonales.
¿Qué hice? Lo que haría una controladora obsesiva, o una persona que ya ha pasado por dos abortos y no quiere dar ningún paso en falso, ME HICE UN TEST DE EMBARAZO.
Me quedaban 5 días para la primera posible falta, ¿a caso no hay test que hablan de efectividad hasta 4 días antes? Pues ale, uno al canto. Y ahí estaba...muuuy sútil, a penas se intuía, pero la ví, la cruz del test parecía confirmar esa sensación que sentía de hacía un par o tres días.
Me alegré, con muuuchas reservas, de nuestra fortuna por lograr un embarazo taan temprano; de la misma manera pensaba que ya estaba tardando con los medicamentos.
 
21/10/13:
Oficialmente ¡¡¡estoy embarazada!!! La ginecóloga del ambulatorio me visitó de buena mañana, me pidió orinara en el potecito (sí, había aguantado como una campeona el pipí de toda una noche para que pudieran recoger la mayor cantidad hormonal posible) y me realizó el test ahí mismo...
Me dieron la enhorabuena...y se lo agradecí pero no era capaz de verlo como algo bueno, la certeza puso las dudas sobrevolando sobre nuestras cabezas.
Quedaba inaugurada la temporada oficial de pinchazo en barriga y chute hormonal mañanero y nocturno.
¡Imaginaros a qué velocidad me puse a llamar a la consulta de la ginecóloga de la mútua! Si me dan una pauta la sigo al pie de la letra, así que si me tenía que ver a la sexta semana...¡¡¡en la semana 6 me vería!!!
Los síntomas eran ahora más que evidentes: me dormía por los rincones y me sentía cansadísima y con malestar en el estómago.
¿Nuestras familias? No sabían nada, al igual que ya planteamos en el segundo, no lo diríamos hasta tenerlo seguro o pasara una desgracia (como va siendo nuestra especialidad).
 
4/11/13:
Sexta semana y ¡¡¡NI RASTRO DE SANGRADO NI PÉRDIDAS!!! Eso sí, llevábamos 15 días con el tratamiento y ya temía cuando llegaba la noche, momento en el cual me pinchaba el Clexane. Moratones, atinar o no y que te moleste, o duela, más o menos...pequeñas tonterías que muuucha gente padece por ésta y otras causas distintas, pero que en algunos momentos se me hacía cuesta arriba y me traían un pensamiento a la mente ¿servirá de algo?
Este día me visitó la ginecóloga...¡del ambulatorio! Ya que quiso que a la sexta semana también fuera a ella para saber si el embarazo evolucionaba; como la cosa parecía ir bien me hizo un volante de derivación para la Maternidad (en Barcelona, y que forma parte del Hospital Clínic) por embarazo de riesgo: si ellos lo creían conveniente que me llevaran allí mismo.
Nada de ecos, nada de exploración...los nervios por si se oiría el corazón para nada...por lo visto no era el día.
 
7/11/13:
¡Casi dos horas de espera en la consulta de la ginecóloga privada! No me dió un telele por los pelos; ella sí que me haría la eco, hoy era el día clave, estaba de 6s+3d (seis semanas y media para los amigos...), y los nervios por saber el estado de nuestro bichito me atacaban de mala manera.
Con lo gafe que somos tenía clara una cosa: quizá las cosas no saldrían mal...pero llevaba la corazonada que no saldríamos con tranquilidad alguna.
Dicho y hecho, pero no me preguntéis la combinación de la lotería que para eso nada de nada.
Una vez hecha la anamnesis nos hizo pasar rápidamente al cubículo de exploración, ella ya sabía lo que quería ver: el latido del embriocardio. Y se hizo un silencio que hablo más que muchas palabras... aunque luego lo siguiera un torrente de justificaciones e hipótesis: puede ser que estés de un poco menos, es aún muy pequeño, dejemos una semana más porqué a veces pasa...
¿Deja vú? ¿A caso no es lo que me había oído ya la vez anterior? Me fuí con cita reprogramada al cabo de una semana y con la sensación que se repetía la misma historia, con su consiguiente bajón, prematuro según mi marido, para mi premonitorio de lo que se nos venía encima.
 
13/11/13:
Ya por la fecha, con tanto 13 suelto, nada bueno podíamos esperar (y os puedo asegurar que no me considero una persona supersticiosa).
Ese día teníamos hora con las dos ginecólogas: a la mañana en la Maternidad, pues ya nos habían llamado una semana antes para programar la primera visita, y a la tarde con la de mútua. Mal organizado por mi parte pero con unos tenía que ser sí o sí y con la otra me lo había pedido expresamente.
Presentamos en la Maternidad tooodas las pruebas habidas y por haber que teníamos en nuestro poder, les pusimos en antecedentes, les contamos nuestra situación actual y nos pasaron enseguida para hacer una ecografia.
Fin del tercer acto, definitivamente, pues hicieron falta dos ginecólogas para certificar que no había margen de error en su veredicto: parado en la quinta semana, ¡¡¡otra vez!!!
Reconozco que no se andaron con rodeos en cuanto al protocolo: me administrarían una dosis de pastillas abortivas (Cytotec) pero antes harían una biopsia corial (otra prueba más de la que os hablaré en un post a parte porqué para nosotros ha sido clave) y me iba con una petición de analítica con tooodo de pruebas sanguíneas e inmunológicas -os las citaré en otra entrada...porqué no quiero mezclar tanto tema.
Anulé la visita de la tarde con la doctora de la mútua, ya no tenía sentido esa visita; cuando tuviera todo encaminado acudiría otra vez.
 
21/11/13:
A estas alturas no tiene sentido hablar de cómo estábamos emocionalmente, otra vez, y lo triste es que parece que contra más recibes más toleras el dolor...
Me angustié, me vine a bajo por la nueva pérdida, me reboté contra el mundo y entré en fase peleona para encontrar de una vez por todas que carajo nos pasa. No podía permitir hundirme como en el segundo, pues lo que no luchemos nosotros por nuestros casos...nadie lo hará.
Puse a buscar y buscar información, consulté libros, hice una tabla para comparar los abortos y de paso listar tooodas las pruebas, teníamos la explicación, la respuesta, delante nuestro, algo que pasa de la misma manera dos veces...será por algun motivo común, ¿no?
Este jueves me visitaron, otra vez, en la Maternidad para controlar los efectos del Cytotec, los cuales fueron más bien escasos: me prometieron algo parecido a "Apocalypsis now" y fué de lo máaas light que podáis imaginar. ¡Segunda dosis para la nena! Y 4 horas después me véis retorciéndome cual bicho agonizando y 8 horas más tarde con unas pérdidas muuuy importantes y sacando coágulos de sangre del tamaño de una naranja. Me considero una persona sufrida, no voy a urgències por dolor hasta que este me deja tocada y hundida, pero creo que los dolores por Cytotec, a falta de saber qué es pasar por un parto, son lo peor que he padecido en mi vida de tres décadas recién cumplidas.
 
 ----------------------------------CONTINUARÀ-----------------------------------

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow