Y ahora...¿qué?

0:14

Eso es lo que pulula por mi cabeza, ahora ¿qué? Cualquiera diría que el 9 de Enero de 2014 está taaan lejos, y en cambio lo tenemos a la vuelta de la esquina. Creo que he cogido un punto obsesivo, con el tema del aborto, que me ha nublado hasta el punto que toda mi vida gira entorno a ello y a encontrar la solución de una dichosa vez; ¿estar sin visitas médicas 3 semanas? ¡¡¡Me parece una eternidaaad!!!, un tiempo precioso que estoy echando a perder dando este parón.
 
Mi marido, en cambio, es de otro pensar: cree que nos hará bien dejar el tema aparcado unos días, pues se siente saturado -y eso que sabe evadirse mejor que yo- y necesita olvidarlo aunque sea temporalmente.
Por mi parte, desayuno aborto, como aborto y ceno aborto...y no hablo de los tentempiés ni de la merienda porque como me pilla trabajando ya ni los puedo hacer.
 
Yo pregunto, ¿cómo me voy a olvidar del tema cuando cada día mi cuerpo, con sus achaques, me recuerda porqué he llegado a estar en taaan baja forma? Cuando te afecta psicológicamente pueeedes intentar apartar aquello que se te hace pesado, cuesta arriba o incluso un agobio porque te supera, pero lo mío, más allá de la psique -bastante tocada ya con el patio que tenemos- es como pretender ignorar a alguien que no para de darte golpecitos, al final logra captar tu atención y te das cuenta de lo que hay (y si puedes le pegas un manotazo por pesao...).
 
Tengo la esperanza que las Navidades, con el trajín que conlleva y lo que altera las semanas laborales, me vuelen, ya que tampoco me apetece mucho andar celebrando nada estos días. Más os diré, ¡me dan miedo! Miedo porqué tooodo lo que no he llorado en este aborto -llamarle rabia, costumbre, shock, etc- y aparentemente he llevado mejor, empieza a aflorar. Fechas señaladas por todo lo acontencido en las mismas el año pasado, para lo bueno y lo malo, fechas en las que podríamos ser ya 3 en la familia y no los dos de siempre y encima desgastados, fechas en las que ves como los familiares y amigos se ven felices con sus familias, quizá hasta con hijos recién nacidos: les ves a ellos, te ves a ti, piensas que podrías ser tú la que ahora estuviera experimentando esa felicidad...y con estos pequeños detalles, sentimientos, sensaciones, llamarlo como queráis, véis como si la meta se alejara un poquito más.
 
Creo que podría resumir la sensación que me invade a raíz de tooodo este cúmulo de cosas como:
YO NUNCA PODRÉ ESTAR ASÍ
Y aún lo llevas peor, pero no lo pienso a drede, surge el pensamiento de golpe y porrazo, cual asociación de ideas automática al recibir ciertos inputs.
 
Pongo voluntad por reencontrarme con la felicidad con otras cosas, desde las más simples del día a día hasta aquellas que viene a raíz de mis aficiones, pero aunque logran abstraerme de mi bucle de destrucción masiva sieeempre tiene un carácter temporal: finaliza la actividad, empieza mi vacío interior.
 

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow