¿Existe un momento en el que resignarse?

22:19

Este planteamiento me surgió a raíz de saber que la nuera de una conocida, después de 13 años intentando ser madre y probando tooodo lo habido y por haber, se ha resignado ante el hecho de no poder ser madre biológica (se debe respetar su opción de no querer adoptar, sus motivos tendrán); la chica ha acabado taaan harta, desgastada a tooodos los niveles posibles y aburrida de falsas promesas que, habiéndolo asimilado más o menos, ya se han plantado, buscando ahora su aliciente en un cachorro que tienen apalabrado a unos amigos.
No es que quiera comparar la maternidad con tener un perro, ¡NO ME MAL INTERPRETÉIS!, es que supongo que llega un punto, no se cuando, que se cambian las prioridades a raíz de lo vivido, y acabas por pensar que "quizá" no todo en esta vida pasa por ser padres, y más cuando no se te puede echar en cara no haber intentado todo lo que estaba en tus manos. Pero reconozcámoslo, la sociedad en general tiende a criticar la opción de no formar una familia sin pararse a preguntar la historia que hay detrás de cada decisión de este calibre, con lo cual te acaban haciendo sentir mal o compadecido de por vida.
¿Queda una espinita clavada? Puede ser que sí, pero llega un momento en que la cruzada por la maternidad -y la falta de resultados- llega a hacer de tu vida una miseria, falta de alegría y vacía de ilusiones, donde tus aficiones ya no son capaces de llenarte como antes, donde parece que si no eres madre ya nada importa ni eres nadie, y que ninguna otra cosa merece la pena. Incluso que algo taaan importante como que tu pareja te quiera, apoye y no haya fallado en un solo momento no sea relevante.
¡La búsqueda de la maternidad nos ciega! Pasa a ser la meta de nuestra vida, pero ¿y si no llega? ¿Habremos fracasado por no llegar a ella? ¡POR SUPUESTO QUE NO! Porque en este camino llamado vida hay muuuchas metas: encontrar LA persona con quien compartir el camino o simplemente encontrar NUESTRO camino, los logros académicos y profesionales, los pequeños logros del día a día que nos hacen sentir bien aunque sea en cosas aparentemente irrelevantes, etc.
El cuento debo aplicármelo, así de claro, pero no implica que no queme los cartuchos que me quedan, eso sí, aprendiendo a disfrutar, otra vez, de tooodo aquello que me gusta.
¿Llegará el momento de decir "hasta aquí"? No lo sé; sé que lucharé por lo que deseamos pero que no debo echarme a perder, no debo sacrificar mi felicidad solamente por esto habiendo taaantas otras cosas por las que estar agradecida y que hace casi dos años no se ver como tal.
Quiero recuperar la ilusión por las pequeñas cosas, por viatjar y compartir grandes momentos y experiències con mi marido y los míos, por mis aficiones -taaan aparcades y venidas a menos- por hacer planes con los amigos, salir y pasarlo bien, por estar viva, con salud y con gente que me quiere.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow