¿Feliz y triste a la vez?

20:46

Sí, se pueden sentir ambas cosas a la vez, un cóctel tirando a extraño, por una misma cosa, una única noticia. Y de la misma manera os digo que la tristeza no viene sola, la acompañan un sinfín de sentimientos más: rabia, envidia (sana...o eso quiero creer), impotencia, frustración, etc.
¿Por qué os vengo con esto? Pues porque me sentí la persona más ruín y mezquina del mundo, ¡o falsa!, cuando una de mis amigas de toooda la vida nos comunicó que estaba embarazada.
No os engañaré, sé -aunque no me lo haya dicho nadie- que para la primera que fue difícil dar la buena nueva fue ella, más sabiendo de pe a pa nuestra historia. Y ¡claro que me alegré por ellos! Pero con el corazón en la mano debo confesaros que me tuve que esforzar para mantener la alegría más allá de los primeros minutos. Empecé a pensar "¿por qué no podemos ser nosotros? " o "¿hace falta que a cada momento algo o alguien me recuerde nuestra desdicha?" entre otras muuuchas cosas.
A estas alturas YA podríamos ser padres,del primero o del segundo, y lejos de ver una pizca de certeza en nuestro camino solamente veo más obstáculos a saltar sin saber cual será él último y qué encontraremos en esa meta.
Cuando miras a tu alrededor, sobretodo surgiendo estas situaciones, te frustras de tal manera que no existe consuelo; ¡qué fácil parece esto de embarazarse y que vaya bien en los demás y cómo de duro resulta para nosotros! Piensas constantemente qué has hecho de mal para que tooodo vaya de culo (y perdonar por la palabra), piensas -¡incluso!- si de estar con otra persona estarías pasando por tooodo esto, habiendo escuchado mil casos de parejas que juntos nunca pudieron y con otros sí.
¿Tal es mi deseo de ser madre que no me importaría con quién con tal de serlo? Quiero ser madre, y quiero serlo con mi marido, pero cuantas veces he sentido como si fuéramos un estorbo el uno para el otro.
¡Porque sí! Quien diga que no afecta a la pareja miente como un bellaco, pues si bien quiero pensar que acaba fortaleciendo la relación... te pone a prueba a taaal escala que lo mandarías tooodo a freír espárragos, sobretodo cuando os hablan de incompatibilidad, cuando terceras personas se meten diciendo la suya y señalan con el dedo "acusador" o no asumen que ahora la "pelota" está en su tejado, cuando estás taaan hundida que el vacío interior es sumamente enorme y naaada ni naaadie es capaz de darte la felicidad suficiente como para llenarlo.
Si mi felicidad pasa por un hijo...¿soy feliz realmente con mi marido? ¿O es mi estado de depresión, le pese a quien le pese, que me lleva a este punto?
Soy una montaña rusa, a ratos estoy contenta a ratos triste, puedo reír y llorar a la vez sin saber ya ni lo que siento.
Mi marido me quiere, y no lo sé valorar, no me llena como debiera habiendo taaanta gente con ganas de ser querida, y creo que el problema es mi estado anímico; pongo a prueba, inconscientemente, nuestro amor que a estas alturas ha demostrado ser más fuerte que el superglue muy a pesar de tooodo lo que pudiera separar esas dos piezas que somos nosotros.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow