Charlando con Dra. Pinchos

11:41

Hoy de camino a mi cita quincenal con la acupuntora estaba redactando la que hubiese sido la nueva entrada al blog; ahora lo es ésta, la otra está eliminada, borrada, aniquilada, fulminada...
¡Ole mi equilibrio emocional y mi convicción! Pues os puedo asegurar que el tono era totalmente opuesto al que os encontraréis ahora.
Os contaba que tengo miedo, porque esto no ha cambiado, por tener casi encima la luz verde para el próximo asalto al bombo. Me impone cierto respeto dados nuestros "maravillosos" antecedentes, pero quién me iba a decir que una charla con mi muuuy querida Dra. Pinchos me cambiaría el chip. Y no, no soy una persona fácilmente influenciable -yo diría que más bien cabezona- y lo quiero dejar claro porque me hago al cargo que es lo primero que se podría pensar, pero ella, la acupuntora, nuuunca pretende imponer criterios, opiniones o similares; cuando salgo con la mente girada, días como hoy, es porque esta mujer es capaz de dar la vuelta a mis pensamientos a copia de hacerme reflexionar sobre las palabras que recién le pueda haber soltado. Analiza todo lo que le voy contando, valora y mide cada una de mis (y sus) palabras y de todo esto, justo antes de acupunturarme, surge el lapsus de reflexión.
 
Me ayuda a interpretar mis emociones, a entender mis sentimientos y a saber conducirlos hacia el mejor camino para mi. La mejor manera de asimilar las cosas es cuando uno mismo alcanza a comprenderlas en vez de asimilarlo de manera autómata cual imposición infundada.
Hoy le he confesado mis miedos, mis inseguridades, mi flojera emocional de los últimos días y mi sensación de tener los nervios justo en la boca del estómago, ¡como cuando de estudiante tenía exámenes! Más os diré, le he pedido cita para la próxima semana porque necesito que me ayude a encontrar la paz interior que requiere esto, por lo menos para mi.
Ella me ha dado carta blanca para lo último: "yo no quiero que nadie sienta que tiene que fichar; una cosa es desde el punto de vista terapéutico y lo otro es lo que tú necesites puntualmente".
 
Para lo demás me ha hecho reflexionar:
 
- No, no he hecho borrón y cuenta nueva con todo lo acontecido el año pasado, ¡para qué os voy a mentir! Así que, aunque estoy muchíiiiiiiisimo mejor incluso de cuando empezamos con este proyecto llamado maternidad, mis temores de revivir lo pasado y permanecer en este círculo vicioso asoman con toda la mala intención del mundo.
A lo que Dra Pinchos dice: la vida es más bien un espiral. Puedes pasar otra vez por lo mismo pero NUNCA será igual que las veces anteriores; ha habido una serie de cambios en ti que te dan un nuevo enfoque por similar que sea todo, y NO, no está escrito que tenga que volver a pasar porque ya haya pasado.
 
- Me impone respeto pensar en mi próximo hundimiento personal-moral-emocional de no salir las cosas bien, pues lo suyo me ha costado a tooodos los niveles salir del agujero (aún estoy en ello, que cuando uno anda por el filo del abismo es fácil pegarse una buena leche).
A lo que Dra Pinchos dice: Ahora sabes que se puede salir, has experimentado lo que es volver a sentirse bien, en paz con el mundo, así que no debes perder de vista esa referencia porque en una recaída tiene que ser la meta en tu horizonte.
 
- Soy capaz de sacar aaalgo en positivo de la mala experiencia de 2013: fue el detonate que necesitaba para hacer cambios muuuy radicales (e importantes)  en el ámbito laboral. Lo que en años no me atreví a hacer los tres abortos lo propiciaron, ¡y fue mi salvación! Porque bien saben los de casa que decir que "mordía", del estrés salvaje que llevaba, era quedarse cortos.
A lo que Dra Pinchos dice: No te confundas, la fuerza para echar para delante con estos cambios no te la dieron los abortos,   ya tenías esa energía pero no eras capaz de canalizarla, de gestionarla. ¿Qué te quiero decir con esto? Pues que tienes lo que hace falta para echar para delante, puedes hacerlo, ¡y lo harás! No te tengas de menos.
 
- Aún ciertas noticias - de embarazos, obviamente- me hacen derramar lágrimas, cada vez menos, pero no puedo evitar eso de "podría ser yo". Aunque también os diré que la rabia se ha ido desvaneciendo cada vez más, quizá para dejar paso a la resignación o a la tristeza, pero no son sentimientos para mi tan dañinos como lo primero.
A lo que Dra Pinchos dice: No tiene sentido comparar las vidas de unos y otros; tú eres tú y tus circunstancias, así que vuestro camino NUNCA será el mismo que el de los demás, por más que se parezca, y esos pequeños matices hacen que no sea posible equipararlos.
 
¿Ha sido una buena dosis de sentido común y positivismo? SÍ

¿Ha querido transmitirme calma y ayudar a relativizar las cosas? TAMBIÉN

Pero bien sabéis quienes pasáis por los males de la infertilidad que muuuchas veces las cosas no son tan obvias y necesitas que alguien con un farolillo espiritual te habra camino y acompañe.
 
Así que creo que debo tener claro lo siguiente para poder afrontar el camino con la mayor integridad posible:
1) Lo que esté en mi mano lo haré, para lo demás no puedo hacer nada ni muuucho menos culparme (aunque nuuunca me he culpado de nada de esto...llamarme chulilla)
2) Pase lo que pase saldremos para delante, porque la vida ya nos ha puesto a prueba y #sísepuede echar para delante.
3) Debo vivir el momento, huyendo de la anticipación inproductiva que lo único que hará es generarme un malestar posiblemente gratuito o que seguro no ayudará en nada.
4) La vida tiene muuuchos motivos para ser feliz, no siempre se pueden tener todos por eso debo saber apreciar los que sí me han sido brindados.
5) Vamos a dar un paso hacia delante, afrontar una nueva etapa porque el hecho nos es familiar pero ahora tenemos otro contexto, y si éste no da frutos el camino tiene más tramos por recorrer.
 
¡Y ahora voy y la casco! Porque anda que no me costará cumplir con todos y cada uno de los puntos, pero bien debo intentarlo, ¿verdad?
 
Editado posterior → Acabo de saber que una compañera virtual de fatigas que logró, no sin esfuerzo, volver a embarazarse tras 3 abortos (como yo) ¡YA PUDO OIR EL LATIDO DE SU GARBANCITO! Tengo los pelos como escarpias (y con lo peludilla que soy podría pasar por un cactus en estos momentos xD)
Su proceso no será el mío, y que ella lo logre no implica que yo sí, pero como hoy me decía precisamente la acupuntora: hay que ver las historias ajenas como un soplo de esperanza, de poder comprobar que es posible.
¡Me alegro taaanto por ella que ni yo me lo creo! Y le deseo con tooodo mi corazón y mis fuerzas que su bebé llegue a término y les colme de esa parcela de felicidad que se les ha negado durante taaanto tiempo.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Genial la doc pinchos!! Oye mandamela pa abajo que a mi me vendria genial!! Me ha gustado mucho como ha relativizado todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahí le has dado! RELATIVIZAR las cosas en vez de tomárselas a pecho, como siempre ha sido mi especialidad.
      Lo que claro está eso de "una cosa es la teoría y la otra la práctica"...

      Eliminar
  2. Ole por esa Dra. Pinchos!!!! Es buena haciendo ver las cosas desde otra perspectiva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, para mi ha sido de mucha ayuda. Sé que seguramente desde fuera los de mi entorno me han dicho cosas parecidas, pero sea por la forma, las palabras o yo que sé, nunca me han hecho tanta meya.
      ¿Lo que más me gusta de verdad? Que no te impone una filosofía o la manera con que debes ver las cosas, solamente prentende que seas capaz de ver lo que ella alcanza a descobrir desde fuera, con objetividad.

      Eliminar
  3. Hola a todas!! Tengo pergoveris, gonal75, bemfola 225 y orgalutran... CORREO:

    todoslosdiassaleelsol1996@hotmail.com

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow