Una de moxibustión

21:40

El pasado Viernes tuve la 2a cita con Dra. Pinchos 2. El procedimiento durante la visita es idéntico a lo que estaba acostumbrada: primero anamnesis para saber qué tal ha ido todo desde la última cita y luego acupunturación durante 30-40 minutos.
Hasta aquí todo normal, bueno, eso creo, porque la nueva acupuntora no se anda con chiquitas a la hora de poner agujas, cosa que en la otra especialista era puntual y, aún así, no acupunturaba más de 4-5 puntos. Sigo con los deberes que me puso la 1a cita: la toma y anotación diaria de mi temperatura basal para hacer el posterior gráfico y, supongo, controlar mis ciclos menstruales. Se me hace un poco rollo... ¡y me extraña! Porque soy Dña. Control y esto ya es la vuelta de tuerca que me faltaba, pero si hay que hacerlo se hace, y punto.
 
Pero la entrada de hoy no era tanto para contaros qué tal me va la acupuntura, ya he dicho reiteradamente que ha sido un gran descubrimiento, como para hablaros de una técnica que no habían usado aún conmigo: la moxibustión.
Y quizá sabéis de que va la cosa, yo no tenía ni idea...; para quienes tampoco sepan mucho de qué va la cosa os cito textualmente lo que pone sobre la moxibustión en internet:
 
Es una pseudoterapia, sin base científica alguna, procedente de la medicina oriental que utiliza la raíz prensada de la planta altamisa oartemisa a la que se le da forma de cigarro puro denominado moxa . Juega un importante rol en los sistemas de medicina de China,Japón, Corea, Vietnam, Tíbet, Mongolia. Los proveedores usualmente envejecen la altamisa y la muelen hasta convertirla en polvo; y los practicantes lo queman o lo procesan aún más en escamas que recuerdan a cigarros. A veces lo usan indirectamente, con agujas de acupuntura, y otras lo queman cerca de la piel del paciente.
 
Para ampliar un poco más os dejo este enlace, de donde he extraído el texto anterior, para que saciéis vuestra curiosidad.
 
Cuando Dra. Pinchos 2 me dijo "hoy te aplicaré la moxa" me quedé como (O_O).
Claro, viendo mi cara de "qué me estás contando" me preguntó si me lo habían hecho antes, a lo que tuve que confesar que no y que, nunca mejor dicho, me sonaba a chino.
Me explicó qué iba a hacer, pero no con qué fin: quemaría una especie de puro hecho a base de plantas (la moxa), que una vez encendido huele a hierbajo pestoso, y lo acercaría, en mi caso, al dedo meñique de ambos pies pero en ningún momento tocaría la piel, me mandó que cuando notara que me "quemaba" en dicha zona se lo hiciera saber.
Y así lo hice; acercaba la moxa, sin llegar a tocar la piel, y cuando le decía que me "quemaba" el dorso del dedo meñique pasaba al otro pie. Así fue alternando durante unos 15 minutos aproximadamente. Quiero recalcar que NO SE PRODUCE QUEMADURA ALGUNA EN LA PIEL, sí que se percibe una sensación similar pero puedo demostrar que ambos dedines siguen enteros y sin lesión alguna.
 
Imagen tomada de este enlace
Cuando acabó de "churruscarme" los pinreles me dejó, como siempre, media hora bien buena en la salita con agujas por doquier. Otras veces me he quedado más alelá pero no así esta vez, de tal forma que pude notar, a medida que pasaba el rato, como si tuviese el corazón puesto por debajo del ombligo, en la zona uterina, latiendo a todo trapo, además de muuucho calor en la región lumbar.
Al finalizar la sesión me preguntó qué tal estaba y aproveché para informarme sobre sus intenciones con eso de las moxas; aquí tenéis la explicación de porqué tuve esas sensaciones e hizo lo que hizo Dra. Pinchos 2:
 
"(...) Se han realizado experimentos, midiendo con ecografía los efectos sobre la madre, cuando se puntura y se moxa este punto (dorso del meñique). Sin saberse el porqué, no hay una explicación en medicina normal, se ha observado que hay un aumento en la irrigación sanguínea uterina y se observa mayor elasticidad de las fibras musculares, (...).
En medicina China, como este punto es el último del meridiano de la vejiga, le entrega la energía yang del elemento agua a su órgano acoplado, el Riñón. De esta forma ZHIYIN, el punto 67 de vejiga, alcanza el máximo YING, el RIÑÓN: lo tonifica, le da más vitalidad, su efecto es recuperar el equilibrio energético del útero, (...)."
 
De hecho, esta técnica, tal y como podéis leer aquí, se usa para intentar girar a bebés cuando vienen de nalgas. Y si os pica la curiosidad, como me pasó a mi cuando certifiqué que esos efectos no eran fruto de mi imaginación, os invito que busquéis por Google mismo "Moxibustión y embarazo"; la mayor parte de las entradas hacen referencia a lo de venir de nalgas, y no siempre es efectivo en cuanto a girar al bebé, pero resulta interesante para una buscadora que quiera mejorar sus condiciones uterinas para acoger un posible embarazo.
Para muestra un botón, pinchar en este enlace, correspondiente al blog EN CASA CON MAMA, y conoceréis su experiencia de primera mano con la moxibustión.

You Might Also Like

0 comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow