Carta a Abril

17:25

Lo sé, Abril es nombre de niña y quizá hubieras sido niño, pero sé taaan poquito de ti más allá de lo estrictamente médico que te he puesto el nombre del mes que te fuimos a buscar, como a tu herman@ Diciembre. ¡No te lo tomes a mal! Aunque como puedes comprobar contigo también recordamos las fechas señaladas.
¿Qué te puedo decir que probablemente no sepas ya? Te fuimos a buscar tres meses después de perder a Diciembre, con muchísimas ganas que tú sí te pudieras quedar con nosotros; inocentes abanderados de la "mala suerte" como causa de nuestro dolor y pensando que, ahora, todo sería distinto.
Nuestra primera cita no fue como me hubiese gustado, un box de urgencias no es el sitio soñado para ver por primera vez a tu hij@ por ecografía, pero otra vez las fatídicas pérdidas volvieron a hacer acto de presencia y con ellas nuestros sprints a urgencias. Llegamos a verte y ¡nos llenó de alegría! Ya era más de lo que habíamos logrado hasta aquel momento, pero nuestro mayor miedo pasó a ser otro: no ver latir tu minúsculo corazoncito, no escucharlo latir con todas sus fuerzas. "Probablemente estés de menos..." nos decían los médicos, pero hay algo, llámale sexto sentido, que me hizo sospechar que algo no iba bien, que algo te pasaba.

Por ti detuve mi vida, mi mundo, poco más de un mes, ¡y los 9 meses enteros si ese hubiese sido el precio a pagar para que hoy estuvieras con tu padre y conmigo! Porque mientras hubo esperanza luché, bien lo sabes tú, y si mi reposo no duró más es porque llegó el momento de abrir los ojos a la realidad que no había querido aceptar pero una parte de mi, por desgracia, ya conocía.
Todas las pérdidas duelen, todos habéis sido igual de queridos y buscados, pero la tuya marcó un punto de inflexión en nuestras vidas porque tomé consciencia que empezaba una lucha que nunca hubiera imaginado y temía que, sin equivocarme, fuera muuuy larga. Fuíste nuestro antes y nuestro después.
Contigo recuerdo ese 1 de Mayo peregrinando a Montserrat para pedir a la Virgen explicaciones, para rogarle que se apiadara de nosotros; viendo los hechos posteriores creo que se hizo la sueca, ahora está en mi "lista negra", ¡y lo sabe!
Recuerdo ese 30 del mismo mes en el que volví a experimentar lo que es sentir el vacío interior que te deja cada aborto mientras de lejos escuchas los llantos de los que han llegado a este mundo y son atendidos en la Nursery.
Y aquí estoy 2 años después reviviendo las cosas y sientiéndolas de la misma manera que si estuviesen pasando en este instante. Dicen que no hay mal que cien años dure pero es que tampoco hay cuerpo que lo aguante, y en casa, tu padre y yo, estamos empezando a echar mano del depósito de reserva. Me siento taaan agotada a todos los niveles que por momentos se me pasa la idea de plegar velas y rendirme, ¡pero no puedo! No puedo por vosotros, no puedo por mi. Necesito saber porqué os perdí, necesito una nueva oportunidad para hacer las cosas bien, necesito poder recordaros como parte de nuestra familia con cariño y sin pena en el alma.
 
Hay cosas que ya se saben pero por darse por supuestas no se dicen lo suficiente, así que sepas que aunque por ahora te recordemos entre lágrimas tú fuíste una alegría para nuestros corazones desde el primer momento que supimos de ti.
TQM
P&M

You Might Also Like

1 comentarios

  1. hola, es muy doloroso todo lo que te toco vivir, realmente te admiro por tu lucha, no se xq a veces es tan injusto todo y se nos niega lo que mas deseamos. lei tu blog en 4 horas , cuantas cosas !!!te sigo. tambien estoy en twitter, cual es tu cuenta?

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow