¿Y si no llego a ser madre?

9:40

No es una cuestión que me esté planteando constantemente pero es una opción que está ahí, que debemos contemplar, y puede darse por más que me den cuatro teleles de pensarlo.
Mientras haya opciones seguiremos ahí, al pie del cañón, dándolo todo pero sin olvidar que la salud va cara y depende como se pierda... no se recupera.
Así que ante un horizonte incierto, por más que aparentemente se nos presenten opciones efectivas de tratamiento, me permito el "lujo" de pensar qué haría de darse el caso.
 
¿Adoptar? Es una opción que muchas parejas contemplan cuando este camino llega a su fin. Nosotros lo hemos hablado en alguna ocasión aunque sin llegar a ningún consenso: Mr. Costillo no lo ve nada claro ni le llena de especial entusiasmo, y yo soy consciente que no pasaríamos ni el primer corte por temas económicos o, dicho de otra forma, no seríamos "aptos" debido a nuestros ingresos.
Acaba siendo un proceso muuuy complejo y lento, muuuy lento, así que por ahora la simple idea de abrir otro frente igual de complejo y lleno de "burrocracia" me agobia. Por ahora... ¡¡¡pasando!!!
 
¿Vientre de alquiler? Quizá es la opción en la que más de acuerdo estamos los dos, de la misma manera que creemos que si lo hiciéramos tendríamos que hacerlo con los mejores, que con estas cosas no gustan las "sorpresas" de última hora. Pero no os voy a mentir, si bien para Mr. Costillo habría el punto a favor de que serían SUS genes, su hij@ biológic@, a mi se me presenta como una maternidad rara, tendría que asimilar que una parte de la etapa de esta relación madre-hij@ se daría de otra forma, que la fase del embarazo, aunque de idílica y romántica tenga poco por más que la gente quiera convencerme de lo contrario, me la perdería o, si lo preferís, sería de una forma distinta por no llamarla rara. Ahí veo un hecho que asimilar a nivel personal, algo de lo que previamente debería mentalizarme.
 
¿Vivir sin hijos? Para mi representa la mayor de todas las frustraciones o resignaciones posibles. No entraba en mis esquemas, no formaba parte de lo que esperaba de esta vida. Si bien tener hijos es una opción, que no un deber, el hecho de ver truncado un deseo que anhelabas de taaanto tiempo debe ser, emocionalmente hablando, algo parecido al porrazo de caer desde un rascacielos de 100 pisos.
Incluso el proceso de "duelo" o "aceptación" lo veo mil veces más complejo que para cualquiera de las dos opciones anteriores.
Tendría que replantearme esquemas que llevan gestándose en mi cabeza más de dos décadas, intentar que el nuevo rumbo no se presentara como una forma de llenar un vacío sino como un estilo de vida a descubrir, pero eso no lo veo ni fácil ni claro.
Por supuesto que, de darse, tomaría quizá medidas drásticas en mi vida en búsqueda de la felicidad que en algunas facetas no encuentro (que nadie piense que mandaría a Mr. Costillo de paseo, ¡eh!). ¿Podría hacer esto de mientras aguardamos cual es nuestro futuro? Sí, pero no me veo con fuerzas de librar varias luchas titánicas por más apoyo que pueda tener de los míos.
 
Eso sí, una de las pocas cosas que tengo claras es que haría lo imposible por conocer este mundo, viajar a los sitios que sieeempre he querido ver, capturar cada instante, empaparme de la energía de cada rincón, poder contemplar en primera persona todo aquello que, por ahora, solamente se me muestra en los documentales de la tele, entrar en contacto al máximo con la naturaleza y recargar unas pilas que llevan demasiado tiempo en modo "reserva". Lo que en mi caso considero como una "toma tierra" para recuperar la paz interior y con el resto del mundo.
 

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Es la incertidumbre de la infertilidad. Creo que esa idea nos ha rondado a todas por la cabeza alguna vez, y es tan duro...

    Mucho ánimo pequeña flor!!! Te mando un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hola. yo tengo claro que si realmente quiero ser madre y tengo medios me decantaría por el vientre de alquiler... Ánimo y no te agobies. seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  3. Ay, esto me lo planteó yo ya muy seriamente. Cuando te enfrentas a fallos de implantacion o abortos de repetición da mucho miedo, sin un útero que albergue no hay embarazo, es muy chungo. No hay mucha solución. Yo la adopción tambien la descartó porque no creó que fuéramos aptos, y para la gestación subrogada como que tampoco tengo medios económicos para afrontarlo. Así que mi opción seria adoptar perros o volverme loca coleccionando muñecos reborn.
    A nuestro favor tenemos que somos joveens, aunque eso tampoco garantiza mucho con nuestros problemas. Ahora me río yo de mi sofocón a cuenta de tener que hacer donación de semen, si me dijeran que así me quedaría embarazada, o con ovo, lo haría sin pensar. Pero cuando el problema es otro sobre lo que todo es incierto, a ver que solución tienes.
    En fin, es lo que nos ha tocado. Esta claro que a veces #nosepuede

    ResponderEliminar
  4. Nosotros hablamos de adopción aunque no sabemos si pasamos o no el corte. No se que haría si volviera a tener otro aborto y tampoco se, sinceramente, si la pareja lo resistiría.

    Si no pudiera ser madre....uff. Creo que no sabría gestionarlo muy bien. Tendría que volver a terapia. Puede que viajar me ayudara, puede que no.... En fin, de momento no quiero pensarlo demasiado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy duro leerte, sobre todo porque esas preguntas también me rondan la cabeza después del último negativo. Y seguimos acá, al pie del cañón como vos decís, intentando dejar las respuestas para mas adelante.
    Me gustó leerte.
    Besos!

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow