Permitir que me ría

7:30

Porque prefiero reir antes que llorar, así de claro; ya he llorado suficiente en los últimos años y no lo merece.
Hace tiempo os contaba que unos amigos, quienes a su vez tenían una pareja conocida que perdió el bebé que esperaban en un accidente de coche, a la par que ella el útero, se tomaron la licencia de juzgar la forma en la que abordábamos nuestra situación y la gravedad de la misma, tachándonos a nuestras espaldas de exagerados cuando más bien son los menos indicados para emitir veredicto alguno.

Que una pareja que se plantea tener hijos como un deber impuesto por la sociedad juzgue la envergadura de tu mal, queriendo tú ser madre por convicción y no por imposición, ya me chocó en su momento, pues tienen claro, sobretodo ella, que si vienen "habrán cumplido" y sino "pues nada, a seguir con su vidorra de reyes".
Pero es que cuando creía que no me podían sorprender con nada más... ¡va él y la suelta!
No ha sido, como la vez anterior, un ataque enmascarado hacia nuestra situación, esta vez la cosa ha sido una muestra de "control y seguridad" sobre algo que, sintiéndolo mucho, creo que ninguno de nosotros llegamos a controlar: el momento de ser padres.
Os pongo en situación.
A través del canal de whatsapp del grupo de amistades, una conversación que empezó hablando de las vacaciones de esta pareja terminó con la exposición de su roadmap, o por lo menos el de él.
Tal y como indica su nombre, roadmap (mapa de ruta, itinerario, etc), la cosa iba sobre caminos a seguir pero no en el sentido de movilidad sino en cuanto a metas a las cuales llegar durante la vida, su vida.
Matizar que veo bien que una persona tenga aspiraciones, se plantée retos y, si es necesario, se marque unos límites temporales APROXIMADOS; si no fuera así, muchos irían con el rumbo aún más perdidos de lo que ya van. Pero, ¿poner fecha al momento de ser padres? ¿Cómo se puede estar convencido que algo así se puede planificar al milímetro?
Sí, ellos tienen claro que, en su escala temporal de planificación, el propósito de ampliar su familia debe llevarse a cabo en 3 años, con los 37 de ella ya cumplidos, y ni tan siquiera contemplan que las cosas salgan mal. ¡Me resulta insultante esta demostración de control!
Tanta seguridad con este tema me hace sentir como si nuestros problemas fuesen fruto de no estar haciendo bien las cosas; por fortuna, recapacitando unos segundos después, me doy cuenta que no, que estamos haciendo las cosas lo mejor que podemos y sabemos, simplemente que hablar, por su parte, desde la más pura ignorancia les hace erróneamente osados.
Ese día me reprimí, iba a responder pero me callé, porque ni ellos ni el resto -salvo excepciones- serían capaces de entender el porqué de mi posicionamiento.

Yo, sí, yo, era como ellos, ¡lo confieso! Creía que TODO, TODO Y TODO, se podía planificar y encajar en un calendario a gusto del consumidor. Claro ejemplo somos que de esto...¡nada de nada!
Aprendí la lección, con nosotros se cumplió eso de "la letra con sangre entra", por eso me doy cuenta de lo ciega que estaba y lo están ellos.
¿Merece la pena abrirles los ojos?
¿Merece la pena hacerles ver que si lo quieren mínimamente contemplen que la búsqueda no es un camino de rosas para todo el mundo?
¡NO! Porque no escucharán, nos tratarán como el caso a parte por el que nos tienen, cosa que si bien es cierta no todos los problemas de concepción pasan por abortar... podrían no concebir por "mala calidad", trastornos hormonales, etc.
Al final pienso "ya os lo encontraréis si es que acabáis teniendo problemas, suficiente tenemos con lo nuestro..." pero entonces no me vendan dramas ni culebrones, que donde las dan las toman, y no seré yo quien consuele o escuche.

Llamarme mala si gusta, quizá lo soy.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. A ver si lo he entendido. Ella tiene 37 y todavía piensan esperar 3 años más???? Osea empezar con sus 40??!!!
    No me cabe en la cabeza. Creía que hasta el más común de los mortales sabe que la fertilidad, sobre todo la femenina, tiene una fecha de caducidad muy limitada.
    Yo también me pensaba que mi segundo hijo vendría muy fácil, pero porque pensaba empezar no más allá de los 36. Pero con 40??
    Eso sí que es confianza. Yo creo que en tu caso algo les habría dicho. Pero en fin, tú los conoces mejor.

    ResponderEliminar
  2. Hola. con el paso del tiempo también entendí que no vale para nada tener planes y llevar una agenda con los temas a realizar... el destino 'juega con nosotros'- Lo de tus amigos en fin... allá ellos.

    ResponderEliminar
  3. La peña lo flipa in colors, pero mira yo ya les dejo seguir en su mundo de fantasia y alegria..

    Ya vendra «tio paco con las rebajas» o quiza no, porq seran suertudos y todo...


    Ainsss

    ResponderEliminar
  4. La peña lo flipa in colors, pero mira yo ya les dejo seguir en su mundo de fantasia y alegria..

    Ya vendra «tio paco con las rebajas» o quiza no, porq seran suertudos y todo...


    Ainsss

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow