Vitaminas y yo: una relación escatológica

8:00

Tras la primera entrega de "Yo y mis aventuras vitamínicas" y su secuela "¡Atrápame a ese hámster!" hoy toca la última parte de esta trilogía vitamínica: "Tripas del revés".
 
Cuando os he contado en algunas muchas ocasiones que soy rara... ¡es que soy rara, rara, rara! Hasta para dar un diagnóstico médico los llevo de cabeza a todos 3 años, pues mis anticuerpos antifosfolipídicos no podían ser convencionales y determinados, ¡¡¡NO, por Dios!!! faltaría más, debían ser fluctuantes y medio fantasmales...
Pero no toca ir por estos derroteros, hoy la cosa vuelve a tratar, tal y como he empezado diciendo, sobre vitaminas y sus efectos secundarios porque, sí, los tienen y yo me los llevo tooodos; doy para un monográfico de la revista "Investigación y ciencia".
 
Imagen tomada desde este enlace
 ¿Qué me ha pasado esta vez? Pues que desde hace cosa de una semana, a lo sumo 9 días, servidora tiene serios problemas intestinales, y cuando digo SERIOS son SERIOS... Por no mencionar la sensación de "flotación" de mi cabeza, el malestar estomacal, una leve jaqueca, etc.
Inicialmente pensaba, para que no se diga que la materia gris está en desuso, que sería cosa del aceite de onagra, ya que sabía de personas a quien les daba este efecto, pero no siendo la primera vez que tomo este producto con idénticas dosis me extrañaba. Finalmente ayer, y con un único sospechoso al frente (Isovorín, una forma de vitamina B), me decidí a buscar por internet algo taaan normal y habitual como "vitamina B diarrea"
¿Quién no ha buscado nunca nada relacionado con mier... caca? (O_O).
El detonante no fue otro que un nuevo rugir de tripas, recién habiendo comido, de esos que te hacen correr los cien metros lisos que ni Usain Bolt; no nos engañemos, que no se puede ir por la vida pareciendo una granada a punto de estallar.
 
Y nada, invoqué a Google y, ¡oh, sorpresa!, encontré la respuesta a mi mal:
 
"Los efectos secundarios de la vitamina del complejo B  no son demasiados y rara vez se observa si los suplementos se toman en la cantidad prescrita. El uso excesivo de cualquier cosa conduce a efectos secundarios y un exceso de vitamina B no es diferente. Los síntomas más comunes (si existe) de una sobredosis de vitaminas del complejo B son: heces de color oscuro, dolor abdominal, estreñimiento, náuseas, vómitos, mareos, cambios en el color de la orina, micción frecuente, diarrea, enrojecimiento de la piel y comezón."
 
Aquí os dejo el enlace donde podréis leer toda la información al respecto.
 
Fijaros el rintintín con coletillas tales como "Los síntomas más comunes (si existe)" o "no son demasiados y rara vez"... ¡¡¡Vale, que ya me queda claro que soy R-A-R-A!!! (T.T)
 
La dosis pauta es de 5mg... ¿Quién se anima a publicar un "a propósito de un caso" sobre mi? Me presto a la ciencia.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. A mi los complementos vitamínicos me desencadenan migraña. Ipso facto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo triste es que según los compendios de medicina "somos casi cuentistas" porque somos las excepciones... ¡qué penica esta falta de empatía!
      Será cuestión de tener una dieta muuuy bien equilibrada y ahorrarnos estas cosas

      Eliminar
  2. Yo acabo de descubrir que cuando las tomo con comidas....dolor de cabeza fuerte nivel me quiero morir que se me quito al vomitar .... Y ahora les tengo miedo.

    Giulietta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Normaaal!!! A mi también me daría miedo porque piensas "¿será esto lo que más o me va a dar un arrechucho a peor si sigo así?"
      Que nos volvemos paranoicas, o casi, pero con motivos, porque luego, como le decía a La Hobbita, como eres el caso raro, antes no dan con esa "peculiaridad" te vuelven loca.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. He estado buscando información sobre como vitaminar a un bebé, sobre todo cuando se trata de complejo b...ojalá pudieran orientarme

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow