ITV de placenta y riñones

19:07

El Martes fuimos a la visita de seguimiento para la dilatación de la pelvis renal de B; ya puestos, en urgencias nos pidieron que también miraran mi placenta y su estado tras las pérdidas de hace una semana.

Como de costumbre la espera superó la visita, pero si me tratan bien pues como que merece la pena.

Sintetizando la visita:
- B está creciendo, a priori, bien, de hecho ahora viene grande (percentil 71), y su riñón está un pelíiin más dilatado pero con control parece ser más que suficiente. Pesa aproximadamente 1,336kg, está en posición transversa y hasta se dedicó a sacarnos la lengua...

- A la placenta ya se la puede llamar por su nombre, previa, y, estando a 5mm, ante mi pregunta de si llegaría a mejorar la ginecóloga como que no la vi demasiado convencida... En cuanto al amasijo vascular que vieron, quisieron descartar tumoración de origen vascular, se veía por el eco doppler color que ya no tenía riego y concluyeron que, muuuy probablemente, se trate de un hematoma... ¿En qué quedamos? Otra cosa a sumar a este embarazo.

Sea como fuere, quiere volver a verme en la semana 33 (nos plantamos a finales de Noviembre) y, sobretodo, se interesó por qué doctores me llevaban y cuándo tengo visita con ellos; supongo que para que sean ellos los encargados de «leerme la cartilla» para estas nuevas circunstancias. Mi madre y yo, Mr. Costillo no pudo estar, ya dimos por entendido que sabe de sobras cómo hay que proceder en un caso así (cesárea en la semana 36) pero debió pensar que mejor lo dijeran quienes están al cargo de esta calamidad que os escribe.

Así que aquí me tenéis, de guardiana de la cama, no se fuese a escapar..., deseando que las semanas caigan lo antes posible e irlas pasando de puntillas, para que no sepan de mi existencia y nos vayan a caer más «giros inoportunos».
Hay cosas muuucho más horribles, leo casos que pienso "siempre puede ser peor...", hay ojos por los que no me quisiera ver, pero no nos vamos a engañar: ansío el día de tener a nuestra niña en brazos y dejar atrás todo esto, porque ya hace muuucho tiempo que me planteé el embarazo como un trámite para lograr lo que realmente siempre hemos querido, ser padres.
Tiene momentos bonitos, sí, entrañables, también, que seguro que no olvidaré, por supuestísimo, pero cuando naces con un higo chumbo en el trasero en vez de una flor, los malos momentos superan en % a los del promedio de la población y terminas HARTA de sufrir, queriendo llegar cuanto antes a la meta.

Soy el Grinch de las embarazadas más allegadas a mi, pero es que su camino no es, ni ha sido, el mío... es lo que hay.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Ay! Con el lío de la mudanza hac´ia tiempo que no pasaba por este blog. Solo enviarte mucho ánimo y decirte que tranquila con la dilatación renal. Mi Habichuela también fue diagnosticada de ectasia pielica bilateral en la semana 20 que no se corrigió durante el embarazo. Al nacer simplemente comprobaron que hiciera pis correctamente y me dieron cita para ecografía de control. Desde entonces estamos con controles periodicos y uno de los riñones ya está bien y el otro ...ngá. El otro sigue ahí, dilatado pero como está asintomática el siguiente control nos lo han dilatado en el tiempo (me tocará ahora en diciembre hacerle la siguiente prueba. Yo lo pasé un poco reguleras en la fase más temprana del embarazo pero hacia el final lo empecéa disfrutar y mucho! Y luego llega la peuqe (la mia también por cesárea programada) y no veas que bien. Mucho ánimo, todo saldrá estupendo!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Sígueme por mail

Follow